Público
Público

Sólo una de cada tres personas denuncia discriminación por su orientación sexual

El acoso al colectivo LGTB se da principalmente en los colegios. Un 76% de los encuestados asegura haber sido víctima de burlas homófobas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Sólo una de cada tres personas que se sienten discriminadas por su orientación sexual lo denuncian, según refleja un estudio presentado por el Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (COGAM) y la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB). Ambas organizaciones han explicado que únicamente el 5% decide acudir a la Justicia. Los centros escolares siguen siendo el entorno más problemático y registran un 76% de acoso escolar homófobo.

Esa falta de denuncias reales, según COGAM y FELGTB, se debe a una total desconfianza de la administración pública y al miedo a salir del armario. Santi Rivero, representante del Área Joven de FELGTB, ha remarcado que ' hay que usar los mecanismos de defensa que existen, como el Defensor del Pueblo, ya que si no hay denuncia, no hay visibilidad', lo que ' impedirá actuar contra este problema'.

Los centros escolares registran los datos más preocupantes y sólo el 16% de los alumnos que sufren acoso deciden denunciarlo ante el propio centro educativo. La FEGLTB ya presentó el año pasado un informe donde alertaba de la grave situación que padecen los jóvenes que deciden revelar su homosexualidad. El documento ponía de manifiesto que la mitad de las personas que habían sido consultadas sufría acoso diario o frecuentemente en sus centros de enseñanza y que el 43% se había planteado incluso el suicidio.

Santi Rivero ha lamentado este viernes la decisión del Gobierno de eliminar Educación para la Ciudadanía, una asignatura que, desde su punto de vista, 'era necesaria en la educación de valores que debe proporcionar la escuela, no por adoctrinamiento, sino porque de lo que no se habla, no se ve'. Además, ha criticado la ley educativa tachándola de 'liberticida'.

El segundo ámbito de mayor conflicto es el laboral, donde el 31,2% de las personas que han participado en el estudio dice sufrir discriminación. Rivero ha explicado que, por ejemplo, con frecuencia se producen despidos cuyo único motivo es la orientación sexual del empleado, pero la inexistencia de pruebas impide demostrarlo.

Por último, Rivero ha asegurado que las personas que más sufren discriminación por su orientación sexual son las mujeres, los transexuales y los afectados por el VIH. Por ello, ha reclamado al Gobierno más campañas divulgativas para informar de los derechos que ha ido adquiriendo el colectivo LGTB y que los propios afectados desconocen en ocasiones.