Público
Público

Un tríptico de Bacon alcanza los 35,2 millones de euros, pero no bate el récord del artista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un tríptico pintado por Francis Bacon a raíz de la muerte de su amante George Dyer, que se suicidó en un hotel parisino en 1971, se quedó hoy muy cerca de batir el récord del artista al adjudicarse en Londres por 26,3 millones de libras (unos 35,2 millones de euros).

Pese a la expectación generada, la obra, titulada "Tríptico 1974-1977", no superó en una puja de la casa Chistie's la marca de Bacon (1909-1992), que ostenta su "Estudio del Papa Inocente X" (1962), subastado en mayo pasado en Nueva York por 52,6 millones de dólares (26,5 millones de libras).

La obra, considerada por los expertos una de las más misteriosas pintadas por Bacon en los años 70, fue el último de los conocidos como "trípticos negros" ejecutados por el artista tras el suicidio de su amante.

Dyer, con quien Bacon mantenía una relación desde mediados de los años 60, se quitó la vida mediante una sobredosis de barbitúricos mientras estaba solo en la habitación del lujoso hotel parisino en el que se alojaba con el artista.

Los hechos ocurrieron la víspera de la inauguración de una retrospectiva sobre la obra de Bacon en el Grand Palais de París, un honor concedido sólo a otro artista vivo, su héroe Pablo Picasso.

El trágico suicidio de su amante dejó una profunda impronta tanto en ésa como en otras obras posteriores del artista anglo-irlandés, nacido en Dublín en 1909 y fallecido en Madrid a los 82 años.

En los cuatro "trípticos negros" dedicados al que fuera su amante, Dyer aparece representado en el umbral de entrada a un vacío oscuro y su figura desnuda está acompañada por sombras que parecen rodearle y obsesionarle.

Con sus imágenes de siniestros paraguas negros y la figura desnuda del amante retorciéndose en una playa desierta y siendo vigilado, en el panel central, por dos rostros casi orwellianos, el cuarto tríptico, el subastado ahora, marca un punto de inflexión en la obra de Bacon tanto por el tema como por la apertura del paisaje.

Pintada entre mayo y junio de 1974, la obra fue el último trabajo del artista antes de la retrospectiva que le dedicó el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York en 1974, la más importante sobre el trabajo de Bacon desde la que le había dedicado el Grand Palais de París.

"Lo pintó justo a tiempo para su exposición en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York como homenaje a George Dyer y es el tríptico más importante de Bacon que se ofrece en subasta", en opinión de la directora de Arte Contemporáneo de Christie's, Pilar Ordovas.

Al tratarse de la última obra de la exposición, y de la más elaborada y ambiciosa, supuso la culminación del trabajo que el pintor había desarrollado desde finales de los años 60 y fue inmediatamente reconocido como un punto decisivo en su carrera.

La obra, propiedad hasta ahora de un coleccionista privado y que se ofrecía por primera vez en subasta, se adjudicó en el marco de una puja de arte de posguerra y contemporáneo en la que sí se lograron récords de otros artistas.

"Zwei Liebespaare" (1966), pintada por Gerhard Richter (nacido en 1932) en la cima de su trabajo bajo inspiración del Pop Art, se adjudicó por 7,3 millones de libras (unos 9,7 millones de euros), el precio más alto jamás pagado por una obra del artista alemán en una subasta.

También "Concetto spaziale, Attessa", la obra más importante que se ofrece en subasta de Lucio Fontana (1899-1968) hasta la fecha según Christies, supuso un récord mundial para el artista italo-argentino al adjudicarse por 6,7 millones de libras (unos 9 millones de euros)

Al igual que "Static 2", de Bridget Riley (nacido en 1931), que se adjudicó por 1,4 millones de libras (1,9 millones de euros).

Otra de las joyas de la subasta fue "Palm Springs Jump", pintada por Jean-Michel Basquiat en 1982 cuando ya había alcanzado el estatus de estrella y que se vendió por 6,5 millones de libras (8,7 millones de euros), el segundo precio más alto pagado por una obra del artista.