Público
Público

Las tropas españolas matan a un civil afgano

"Las señas con un puntero láser fueron insuficientes y hubo que disparar"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las tropas españolas en Afganistán han matado a un civil afgano y han herido a otro en Herat tras sospechar que iban a perpetrar un ataque al no atender las indicaciones que se les hizo cuando se acercaron en una moto a un convoy militar, según han informado a Efe fuentes de Defensa.

El incidente ha tenido lugar en la madrugada de este miércoles cuando un convoy del batallón español se estaba desplazando desde Herat hasta Sabzak.

Los dos ocupantes de la moto adelantaron a unos vehículos que circulaban detrás del convoy y, cuando se estaban acercando a la última unidad de éste, el tirador que viajaba en el mismo, de acuerdo con los procedimientos previstos, les realizó señas con un puntero láser y un silbato para que no se acercaran.

Los motoristas hicieron caso omiso y, además, aumentaron la velocidad, por lo que el tirador realizó varios disparos al aire como nueva advertencia.

Pese a ello, la moto tampoco se detuvo y, siguiendo los procedimientos en vigor de la Fuerza Internacional de Asistencia en Afganistán (ISAF), según las fuentes de Defensa, el soldado volvió a disparar al aire. Ante la persistencia en su acción, finalmente disparó a los ocupantes del ciclomotor.

En un primer momento se pensó que ambos habían esquivado el ataque, pero esta mañana las fuerzas españolas han conocido que los dos civiles habían sido ingresados en un hospital en Herat, y que uno de ellos había fallecido y el otro se encuentra herido.

Este es el cuarto incidente importante en el que se ven involucradas las tropas españolas este mes.

El último tuvo lugar el pasado lunes cuando sufrieron un ataque con fusilería y lanzagranadas en la zona de Qala i Naw, sin registrarse daños personales ni materiales propios, aunque Defensa dijo que desconocía si la respuesta había provocado bajas entre los insurgentes.

El 16 de diciembre los soldados españoles fueron también atacados cuando acompañaban al ejército afgano en una misión de reconocimiento en la provincia de Bagdhis.

No hubo que lamentar daños personales ni materiales, como tampoco cuando el 4 de diciembre tres cohetes impactaron en las inmediaciones de la base de apoyo avanzado de Herat.