Público
Público

La UE aprueba el rescate a Irlanda, pendiente del Parlamento de Dublín

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Unión Europea dio hoy su respaldo definitivo al programa de asistencia financiera a Irlanda, al que Europa contribuirá con 45.000 millones de euros, con la vista puesta en el Parlamento de Dublín, que hoy tiene previsto votar el presupuesto de 2011, que será el más duro de la historia del país.

La decisión de hoy constituye la aprobación formal del rescate acordado el 28 de noviembre, así como la prolongación por un año más de la fecha límite para que Irlanda sitúe su déficit por debajo del 3%, hasta 2015, lo que fue consensuado en la reunión extraordinaria de ministros de Finanzas europeos que se celebró ese día.

Los ministros sí concretaron hoy el interés que pagará Irlanda por los 85.000 millones de euros de asistencia (a los que hay que restar una aportación de la propia Irlanda de 17.500 millones con cargo al fondo de pensiones nacional), que se situará en el 5,8%, según la ministra española de Economía y Hacienda, Elena Salgado.

Los ministros europeos también aprobaron las condiciones asociadas al programa, centradas en "la reestructuración del sistema bancario, las reformas para potenciar el crecimiento económico y la reducción del déficit público al 3% del PIB en 2015".

Las cuentas públicas para 2011, con las que el Gobierno prevé ahorrar unos 6.000 millones de euros mediante recortes en los servicios sociales y subidas de impuestos, jugarán un papel crucial.

Este presupuesto, cuya aprobación no está garantizada esta tarde ante la debilidad de la mayoría parlamentaria del Gobierno, es la primera fase del plan de austeridad cuatrienal, del que depende en gran medida el desembolso efectivo de todos los tramos de ayuda del plan de rescate de la UE y del Fondo Monetario Internacional (FMI).

De hecho, los ministros recordaron hoy a Irlanda que la ayuda será abonada en función del cumplimiento del programa negociado con la Comisión Europea y el FMI, en colaboración con el Banco Central Europeo, y que incluye metas de saneamiento fiscal.

Sin embargo, el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, consideró que existen razones para el optimismo, dado que la "economía real" irlandesa está dando muestras de recuperación.

En este sentido, Rehn confió en la "inteligencia, competencia y tozudez" de los irlandeses para superar las dificultades actuales.

Rehn también repitió las alabanzas formuladas la víspera en el Eurogrupo al plan de consolidación fiscal español, incluidas las medidas adicionales anunciadas por el Gobierno la semana pasada.

El comisario felicitó a España por este programa "sustancial y exhaustivo", "con acciones en todos los frentes: Fiscal, estructural y financiero", que demuestra la "determinación" española "para lograr la consolidación financiera y recuperación del crecimiento".

"Estamos muy impresionados por el programa de consolidación presupuestaria presentado esta tarde por España", dijo ayer por su parte el presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker.

Salgado, expresó esta mañana su satisfacción por la acogida de los socios del euro a esas medidas adicionales de consolidación.

La ministra explicó que la determinación española de reformar el sistema de pensiones terminó de convencer a los socios de la zona euro sobre el compromiso español con la consolidación presupuestaria, durante la reunión celebrada ayer.

"La (reforma) más importante, la que va a garantizar la sostenibilidad de nuestras finanzas públicas en el medio plazo, es la reforma de las pensiones, y en ésa estamos centrando nuestros esfuerzos", dijo Salgado.

En este sentido, "el hecho de que nos hayamos comprometido a presentar un texto el 28 de enero, yo creo que es individualmente la medida que más efecto ha tenido en ese apoyo unánime por parte del Eurogrupo", destacó la vicepresidenta segunda del Gobierno español.

Salgado también insistió esta mañana en que es innecesario ampliar los 750.000 millones de euros del fondo de rescate aprobado en mayo pasado para socorrer a los países con problemas de financiación, en contra de lo sugerido por el FMI en este sentido.

"Ese fondo de rescate está pensado para eventualidades que pudieran surgir y, en ese sentido, tiene un tamaño que nos parece razonable", zanjó Salgado, quien negó que éste fuera formulado para prevenir un posible problema de insolvencia en España.

De este modo, Salgado salía al paso de las voces que han defendido en los días previos a la reunión la necesidad de incrementar el fondo, por considerar que esta cantidad sería insuficiente en caso de que fuera necesario salir al rescate de un país del volumen de España, cuarta economía de la zona.