Publicado: 05.06.2014 19:24 |Actualizado: 05.06.2014 19:24

La UE a las grandes empresas: "No tiren sus basuras, véndanlas"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las multinacionales han dejado de pensar únicamente en sus beneficios; los políticos están fuertemente concienciados con la ecología; el cambio en el modelo productivo y de consumo es posible; estamos en la buena dirección. Al menos, eso es lo que transmiten las más altas instancias de la Comisión Europea en materia de Medio Ambiente, reunidas en Bruselas para sacar pecho por los avances tecnológicos logrados en materia de reciclaje, para mostrar su compromiso con la causa medioambiental.

La Semana Verde de la Comisión Europea cierra este jueves sus puertas, después de reunir desde el 3 al 5 de marzo en la capital belga a más de 2.800 personas (700 más de lo estimado) entre expertos, periodistas, empresas y políticos; en opinión de varios asistentes, demasiados políticos.

La falta de feedback ha sido otro de los aspectos más criticados, en unas jornadas en las que varios expertos han impartido conferencias ante un público especializado, que no ha podido interactuar directamente con los ponentes durante las mismas.

"Sería útil si toda esa gente usara el cerebro y no solo escuchase, no hay conversación para ofrecer cambios, alternativas, para poner ejemplos", asegura a ‘Público' Guido Braam, director de ‘Circle Economy'. "Esta gente no necesita una inspiración extra sobre economía circular, ya están concienciados, saben de qué va", añade, antes de aclarar que pese a todo considera esta iniciativa "interesante" y "útil".

De hecho, la ONG que dirige se dedica precisamente a la economía circular, el eje de esta Semana Verde. Braam y sus compañeros asesoran a instituciones y empresas -entre ellas Deloitte- para que salgan del sistema de economía lineal, para que reutilicen cada uno de los recursos que pasan por sus manos.

"Juntar a toda esta gente es importante, la semana es especial porque es la primera vez que atraemos a tantas personas de fuera del mundo ‘verde', asegura a este medio Neale William, miembro del gabinete del comisario de Medio Ambiente Janez Potocnik.

"Hacen falta nuevos modelos de negocio, nuevas maneras de producir. El 43% del coste de producir algo es el precio de los recursos, el 18% es la mano de obra... para seguir siendo eficientes hay que mejorar el uso de los recursos, reutilizarlos", explica.

Sin embargo, no es capaz de explicar por qué cobra peso en este preciso momento el concepto ‘economía circular', cuando la UE lleva aplicando políticas medioambientales desde finales de los sesenta, y alude a la importancia de las innovaciones tecnológicas en infraestructuras o técnicas de reciclaje.

Todo, en línea con el discurso adoptado por su jefe, el comisario Potocnik, máxima autoridad presente en unas jornadas en las que la UE ha alabado el interés de las empresas por estas materias -este año el número de multinacionales asistentes ha sido mayor- y no ha abandonado por un segundo el recurso optimista.

La última rueda de prensa de Potocnik es un claro ejemplo: "El cambio es posible, está pasando", aseguraba poco antes de concluir su intervención, en la que ha hecho múltiples alusiones a esta idea.

"Queremos vivir en un mundo distinto, no como el de hoy. Vivimos en un sistema en el que cogemos algo, lo usamos y lo tiramos, y lo hacemos a toda velocidad. Hace un par de años, en EEUU un 99% de lo que se compraba era desechado en seis meses. ¡El 99%! Hace mucho que sabemos que este modelo es insostenible; al final del día hemos usado tantos recursos que la Tierra no puede regenerarse, y hay materias que se está agotando. Tenemos mucho que cambiar".

Meterse en las tripas del sistema para cambiarlo es su filosofía; convencer a las empresas de que la reutilización de recursos mejora sus resultados económicos y ofrecerles ideas para gestionar mejor los residuos, su táctica. "En vez de tirar tus basuras, puedes venderlas a este grupo, esta iniciativa que paga tanto". "En esencia, la economía circular es alejarse del modelo ‘coge, produce, desecha' de la industria lineal. Detrás de esto no sólo hay idealismo; no estoy diciendo ‘mírame, todo el mundo lo hace mal y yo soy perfecto', no. Estoy diciendo que así podrás mejorar tus resultados", añade.

"La economía circular es un concepto distinto a la sostenibilidad, reciclar puede ser una solución, pero a veces es mejor simplemente prolongar la vida de los productos, hacerlos más duraderos", explica Braam, que considera muy difícil concienciar sobre la importancia de este concepto a la mayoría de la población: "El público general no está interesado en economía circular, sólo quiere soluciones cómodas. ¿Por qué la gente usa ‘Spotify'? Porque quiere tener acceso a la música en cualquier momento, siempre, no por razones medioambientales. No es por no imprimir muchos CDs de plástico; no hay que hablar directamente de economía circular, hay que plantearles soluciones", asegura.

Extremadura ha sido la única comunidad autónoma española con representación oficial en la capital belga durante la Semana Verde. La CE ha reconocido este miércoles un proyecto emprendido por el Gobierno regional, financiado en un 44% por Bruselas.

"Hemos venido a recoger un premio dentro del marco de los proyectos ‘Life' que financia la UE. Han reconocido a un proyecto auspiciado por el Gobierno regional, relacionado con la eficiencia energética en las viviendas", asegura a ‘Público' el director de Arquitectura y Vivienda de la Junta de Extremadura, Manuel Lozano Martínez.

"Básicamente, el proyecto pretende establecer los sistemas más eficaces en materia de climatización y confort. Son dos edificios iguales, construidos en Cáceres, en los que hemos implementado distintos sistemas. Uno lo calienta con biomasa, otro con radiadores o bombas de calor: eso te da los ratios de potencia consumidos, y así puedes comparar los resultados para ver qué sistemas son más eficientes", explica Lozano.