Público
Público

La UE no dará un cheque en blanco al sector del automóvil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Mark John y Crispian Balmer

La Unión Europea evalúa brindar apoyo al golpeado sector automovilístico, pero la Comisión se mostró dividida el martes respecto a la magnitud de la misma, debido a que otros sectores también se han visto perjudicados por la desaceleración económica.

El comisario de Industria de la UE, Günter Verheugen, expresó su apoyo a la oferta de Alemania para ayudar a Opel, división de la estadounidense General Motors, mientras que otros en Bruselas insistieron en que no debe darse un tratamiento especial a los fabricantes de coches.

"No puedes comparar el sector del automóvil con el sector financiero", dijo la comisaria de Competencia, Neelie Kroes, en referencia a los masivos rescates realizados el mes pasado por algunos gobiernos de la UE a determinados bancos.

Fuentes de la UE dijeron que la Comisión Europea propondrá la próxima semana una serie de medidas para ayudar a la industria automovilística como parte de un paquete de estímulo económico más amplio para lidiar con la peor crisis financiera de los últimos 70 años.

Pero cualquier ayuda sería temporal y deberá cumplir con las reglas estrictas comunitarias de ayuda y estar estrechamente vinculada con metas como mejorar el desempeño ambiental del sector, dijeron las fuentes a Reuters.

"Lo que no sucederá el miércoles (de la próxima semana) es una propuesta de subsidios al viejo estilo", precisó una fuente de la UE cercana al tema, quien pidió no ser identificada porque las negociaciones sobre los detalles exactos del paquete aún están en curso.

"Cualquier respaldo al sector del automóvil tendría objetivos (específicos), medidas temporales ligadas a ciertas metas, no al reparto de una ayuda tradicional de miles de millones.", indicó.

CHEQUES

La presión para que Europa ayuden a gigantes de la industria como Peugeot, Renault, Volkswagen y Fiat aumentó después de que los senadores demócratas de Estados Unidos propusieran el lunes un programa de préstamos de 25.000 millones de dólares para los fabricantes de coches de ese país.

Las compañías de automóviles, un poderoso grupo de presión, han reforzado sus peticiones para una ayuda de hasta 40.000 millones de euros para contrarrestar el desplome de la demanda ocasionado por la profunda desaceleración, similar a la brindada a los bancos golpeados por la contracción crediticia.

Las ventas de coches han caído fuertemente a medida que se ha ido agudizando la crisis financiera mundial. En Europa occidental, los registros de coches nuevos cayeron un 15,5 por ciento en octubre, a poco más de un millón de vehículos.

Pero dentro de la Comisión Europea existen muchas voces reacias a firmar "cheques en blanco" para la industria porque eso abriría las puertas a peticiones similares, dando la impresión de que Bruselas es una salvación para los sectores en problemas.

"Si tu sistema financiero ya no funciona, entonces está acabado. Ese fue nuestro planteamiento para dar ayudar al sector", dijo Kroes en París, en una explicación de por qué la UE utilizó 2,2 billones de euros (2,78 billones de dólares) para rescatar a los bancos. "Debemos aprender la lección de las instituciones financieras".