Público
Público

La UE plantea retirar el voto a los países con un déficit excesivo

Merkel asegura que perder "algo de soberanía" sería una buena señal para los mercados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En un debate sobre el futuro económico de la Unión Europea, los presidentes de la Comisión Europea y el del Consejo (la institución de los gobiernos) tradujeron en una serie de pasos la consigna más repetida por sus instituciones desde que comenzó la crisis: 'más Europa'.

Ante el pleno de la Eurocámara, José Manuel Durão Barroso aseguró que la emisión de eurobonos, a los que él llama 'bonos europeos de estabilidad' serán vistos como el final 'natural' de un proceso de 'gobernanza reforzada y disciplina y convergencia en el área del euro'. Herman van Rompuy, el presidente del Consejo, fue el encargado de enumerar una relación de pasos previos, muchos de ellos viejas demandas del ala más dura del Bundestag, el Parlamento alemán que goza de una gran influencia sobre las decisiones comunitarias: 'mejorar la disciplina fiscal' y que las sanciones por déficit excesivo sean 'automáticas', 'suspender los derechos de voto, suspender los fondos estructurales y otros pagos' y dar 'poder a una autoridad central para intervenir en los procedimientos presupuestarios nacionales'.

La UE ya dispone de un proceso por el cual se marcan los límites de los presupuestos nacionales antes de que empiecen a debatirse. Se conoce como el 'semestre europeo' y fue puesto en marcha este año. En la primera mitad del año, la UE debate la situación de cada país y elabora recomendaciones para que los gobiernos las tengan en cuenta antes de elaborar el primer borrador.

La propuesta mencionada por Van Rompuy, aún por cristalizar, iría más allá al otorgar al Eurogrupo el poder para revertir una decisión tomada por los parlamentos nacionales, algo hasta hace poco impensable por la pérdida de soberanía económica implícita. Sin embargo, la presión de los mercados y la reticencia de algunos países a poner en práctica las indicaciones de Bruselas ha suavizado muchos temores. La designación de Lukas Papadimos y Mario Monti como primeros ministros de Grecia e Italia, respectivamente, ha flexibilizado el concepto de soberanía, al que ahora se antepone la estabilidad de la moneda única.

En Berlín, Angela Merkel pidió incluso que el Tribunal de la UE tenga poder para tumbar un presupuesto si sobrepasa los límites europeos de deuda y déficit. 'Los presupuestos deberían ser modificados', advirtió la canciller, para quien todo avance en la integración económica 'muestra a los mercados y a la opinión pública mundial que el euro permanecerá unido, que debe ser defendido, pero que estamos preparados para ceder algo de soberanía', prometió.

Van Rompuy elaborará un primer informe sobre el refuerzo del control económico y lo presentará en la cumbre del próximo mes. Según él, las decisiones sobre una mayor integración de la zona del euro podrían tomarse en 'marzo o junio' y podrían ser acompañadas de un 'cambio limitado en los tratados'. Entre ellas, también podrían estar 'la armonización de ciertas áreas como los impuestos o hasta políticas sociales'.

La semana que viene, Barroso presentará un primer documento sobre los 'bonos europeos de estabilidad', aunque las propuestas concretas podrían tardar meses en llegar.