Publicado: 03.10.2014 13:00 |Actualizado: 03.10.2014 13:00

UGT y CCOO purgan a los 'beneficiarios' de las tarjetas 'B' de Caja Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A la dimisión del secretario general de UGT Madrid se suma la de Rodolfo Benito, miembro de la Ejecutiva de CCOO y presidente de la Fundación Primero de Mayo, que gastó 140.600 euros. La sangría en los sindicatos a raíz de las tarjetas fantasma de Caja Madrid no ha hecho más que empezar. Si este viernes el secretario general de UGT, Cándido Méndez, anunciaba la dimisión del líder de esta central en Madrid, José Ricardo Martínez; pocas horas después ha sido el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, el que tenía que anunciar una baja entre sus filas.

Rodolfo Benito, miembro de la Ejecutiva Confederal de CCOO, presidente de la Fundación Primero de Mayo y exconsejero de la extinta Caja Madrid ha llamado esta mañana por teléfono a Toxo para comunicarle su dimisión tras conocerse que, en poco más de 10 años, gastó 140.600 euros con una de estas tarjetas secretas. Así lo ha explicado Toxo en una comparecencia de prensa en la que también ha avanzado convocará este fin de semana la reunión de la Ejecutiva Confederal extraordinaria que designa la comisión de investigación de todos los consejeros de CCOO en la entidad quebrada y rescatada con fondos públicos.

No han esperado a una resolución judicial o a una imputación. Ambos sindicalistas han tomado la decisión de abandonar su puesto en sus respectivas organizaciones por razones éticas. “Después del periodo de reflexión en el que estaba sumido", José Ricardo Martínez "este jueves tomó la decisión firme de acceder a la dimisión por una razón fácilmente entendible", decía Cándido Méndez esta mañana. Martínez gastó 44.200 euros con la tarjeta de Caja Madrid, algo que para Méndez tiene “una dimensión legal y judicial que tienen que dilucidar los jueces, pero un responsable político tiene una responsabilidad ética y moral a la que ha hecho frente", por lo que ha aplaudido la dimisión del secretario general de su federación en Madrid.

Toxo, por su parte, ha dicho lo mismo de Benito, con el que no está decepcionado y considera que su decisión de dimitir “le honra”. En una “conversación telefónica breve”, ha confesado el secretario general Benito “entiende que no ha actuado de forma ilegal ni en beneficio propio, pero entiende también el daño que está generando tanto a su persona como a la organización, a la que ha dedicado toda su vida”, ha dicho. También ha negado que el sindicato se haya beneficiado de alguna de estas partidas que “desconocían”.

El recién dimitido de CCOO explicará por escrito el uso que hizo de la tarjeta de Caja Madrid, que según Toxo, desconocía que estuviera eludiendo sus responsabilidades con Hacienda, al igual que todos los representantes de CCOO en Caja Madrid con los que la Ejecutiva del sindicato ha hablado. “Tanto para ellos como para la organización ha sido una tremenda y desagradable sorpresa conocer esta franja de opacidad que resalta más aún la gravedad del asunto”, ha declarado.

El secretario general de CCOO no descarta nuevos ceses a medida que se conozca más información, que ya ha solicitado al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y a la propia entidad. “Necesitamos conocer qué uso se le ha dado a la tarjeta. Si fue uso vinculado a una actividad correspondiente a su responsabilidad o a otro uso”, ha afirmado Toxo.

En el turno de preguntas, Toxo ha negado que el sindicato se haya beneficiado de los casi 800.000 euros que en diez años han utilizado sus consejeros en Caja Madrid. “Según nuestra contabilidad, el sindicato no ha recibido ninguna de estas partidas”, ha negado rotundamente.

Sin embargo, el secretario general de CCOO apunta a que este secretismo y el uso desproporcionado de los plásticos opacos constituyan una red de “sobresueldos” para miembros de la cúpula, y espera que no tenga que lamentarlo en alguno de los seis sindicalistas de su organización que aparecen en la lista que investiga Anticurrupción.

No cabe duda de que la credibilidad de los sindicatos vuelve a caminar por una cuerda floja, y así lo ha lamentado Toxo, que ha recordado su posición contraria a que las centrales sindicales estén presentes en los consejos de administración de las empresas. “A mí también seme ha quedado cara de idiota. No vamos a ser transigentes con estas prácticas. Necesitamos saber exactamente qué ha sucedido y aplicaremos nuestros estatutos y reglamentos si se ha producido un so ilegar o contrario a los principios éticos del sindicato”, ha concluido.(function() { var script = document.createElement('script'); script.async = true; script.src = 'http://www.quoners.com/qonwidget.js?dname=ES'; var entry = document.getElementsByTagName('script')[0]; entry.parentNode.insertBefore(script, entry); })(); google.load('visualization', '1.0', {'packages':['corechart']});