Público
Público

Última jornada de la campaña electoral para los comicios parlamentarios en Bielorrusia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Bielorrusia celebra hoy la última jornada de la campaña electoral que precede a los comicios parlamentarios de mañana domingo, en los que los comunistas del presidente Alexandr Lukashenko parten como claros favoritos.

A diferencia de otros países, la legislación electoral bielorrusa no contempla una jornada de reflexión en vísperas de unos comicios, sean parlamentarios o presidenciales.

"Según la legislación nacional, la propaganda electoral sólo está prohibida el día de la votación", señaló Nikolái Lozovik, secretario de la Comisión Electoral Central (CEC), a la agencia oficial rusa Itar-Tass.

Un total de 262 candidatos pugnan por los 110 escaños de la Cámara Baja del Parlamento bielorruso, al que accederán si obtienen más del 50 por ciento de los votos en su circunscripción.

Actualmente, sólo tienen representación parlamentaria el Partido Comunista de Bielorrusia, el Partido Agrario y el Partido Liberal Democrático, todas formaciones oficialistas.

Casi un millar de observadores supervisarán las elecciones, entre ellos los de la pos-soviética Comunidad de Estados Independientes (CEI) y la Organización para la Seguridad y la Cooperación Europea (OSCE), cuyas valoraciones de los comicios en esta región suelen diferir en la mayoría de los casos.

En vísperas de los comicios, la OSCE se congratuló por el hecho de que Minsk haya creado "las condiciones para que los observadores puedan seguir la votación con libertad".

Recientemente, Lukashenko expresó su deseo de que Occidente reconozca los resultados de las elecciones parlamentarias del 28 de septiembre.

"Queremos que Occidente nos acepte y reconozca los comicios. No queremos relacionarnos a través del telón de acero que han construido en la frontera con Bielorrusia", señaló.

Tanto EEUU como la Unión Europea (UE) aún no han reconocido los comicios presidenciales de marzo de 2006, en los que Lukashenko resultó reelegido con más del 80 por ciento de los votos, al considerarlos fraudulentos y precedidos de la represión de la oposición democrática.

No obstante, el líder bielorruso ha tendido en los últimos meses puentes con Occidente con medidas como liberar al preso político número uno del país, el socialdemócrata Alexandr Kozulin.

Por ello, Estados Unidos retiró parcialmente y por un tiempo de seis meses las sanciones que impuso a las compañías filiales de la petrolera bielorrusa Belneftejim.