Público
Público

Unicaja y CajaSur cierran el acuerdo de fusión

El preacuerdo, cerrado al margen del Consejo de Cajasur, incluye ayudas del FGD

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cajasur, la entidad controlada por la Iglesia a través del Cabildo cordobés, está a punto de sumarse al proceso de fusión iniciado por Unicaja y Caja Jaén la pasada semana. 'Hemos recibido una llamada de las partes para comunicarnos que hay un principio de acuerdo favorable para ambas', confirmaron anoche desde la Consejería de Economía de la Junta de Andalucía, que ha empujado con ímpetu a ambas entidades para que lleguen a un acuerdo merced al cual nacerá la sexta mayor caja española por activos.

El pacto se cerró este lunes durante un almuerzo en el restaurante Oriza de Sevilla, en el que participaron el presidente de Unicaja, Braulio Medel, y tres miembros del Cabildo de la Catedral de Córdoba, que suma seis de los veinte puestos del consejo de administración de la entidad cordobesa, incluyendo la presidencia y una de las tres vicepresidencias. El pacto no está ausente de polémica dentro de Cajasur porque parte del Consejo recela de que la Iglesia le haya dejado al margen del proceso.

El miércoles está prevista una reunión del consejo, en cuyo orden del día no figura la fusión, tema que hasta ahora jamás ha sido tratado formalmente en este órgano. 'Estoy convencido de que el tema se incluirá o bien se convocará un consejo extraordinario para tratarlo', asegura uno de los vicepresidentes de la caja, que tiene claro que corresponde al consejo aprobar el inicio de conversaciones. 'Todo lo que se haya negociado hasta ahora entre la Iglesia y Unicaja tiene muy poco valor', dice este vicepresidente, que recuerda que en la caja hay otros intereses aparte de los de la Iglesia.

Uno de los mayores escollos que se ha conseguido salvar en el acuerdo de esta fusión, que las autoridades andaluzas y el Banco de España llevaban tiempo impulsando, ha sido la representación de la Iglesia en los órganos de gobierno de la futura entidad. Hasta ahora, la Iglesia había conseguido defender su control sobre la caja, que define como 'la singularidad' de Cajasur, para evitar fusiones con otras entidades, pero ahora ha tenido que ceder porque su excesiva dependencia del sector de la construcción e inmobiliario le han llevado a soportar el mayor índice de morosidad del sector, el 7%.

Fuentes financieras aseguraron a Público que la operación no requerirá ayudas públicas del fondo de rescate (FROB), pero sí necesitará algunas aportaciones del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) de las cajas, que cuenta con cerca de 4.000 millones de euros. En todo caso, la ayuda será 'mínima' y 'totalmente asumible' para el fondo, que se nutre de las aportaciones del sector.CajaSur y Unicaja cerraron este lunes por la tarde el acuerdo de fusión tras los contactos informales que han mantenido ambas entidades financieras.

El consejo de administración de la caja cordobesa, previsto para el próximo miércoles, tendrá que facultar a los órganos directivos para que lleven adelante los términos del acuerdo, que se produce después de que el 13 de julio Unicaja y Caja Jaén anunciaran el comienzo de su proceso de fusión.

La unión de Unicaja, Cajasur y Caja de Jaén dará lugar a la sexta mayor caja de España por activos, con casi 53.000 millones de euros, pero por tamaño de red se alzará a la tercera posición, sólo tras La Caixa y Caja Madrid. Mientras acomete el habitual cierre de oficinas en una operación de este tipo, la nueva entidad tendrá 1.456 oficinas, una cifra mayor que la de Bancaja, la CAM y Caixa Catalunya, las otras tres cajas que le superan en activos.

Las tres entidades sumaron en el primer trimestre un beneficio total de 107,1 millones de euros (104,5 millones eran de Unicaja). Conjuntamente, gestionan casi 39.000 millones en créditos y una cuantía muy similar en depósitos de clientes.