Público
Público

El universo humanístico del arquitecto Richard Rogers, en CaixaForum

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El universo de Richard Rogers lo definen términos como ecológico, legible, transparente, ligero, urbano, público o sistema, y así se muestra en la exposición que CaixaForum dedica a más de cuarenta años de trabajo del arquitecto británico considerado como un gran humanista.

La madrileña T-4 del aeropuerto de Barajas, el Centro Georges Pompidou en París, el edificio Lloyds de Londres o el Tribunal de Amberes son algunos de los protagonistas de "Richard Rogers+Arquitectos. De la casa a la ciudad" cuyo montaje refleja el interés de Rogers por una arquitectura clara y transparente.

Organizada en coproducción con el estudio de arquitectos de Rogers, el Georges Pompidou y la Fundación "la Caixa", la exposición llega a Madrid después de ser visitada por más de 120.000 personas en Barcelona.

Defensor del potencial de la ciudad como catalizador del cambio social, Rogers, nacido en Florencia en 1933, considera la arquitectura tanto un problema urbanístico como una cuestión política y defiende como única fórmula de ciudad sostenible la ciudad compacta.

Mediante el uso de nuevos materiales y técnicas innovadoras, construye estructuras ligeras, transparentes y respetuosas con el entorno que resultan fáciles de comprender y utilizar.

Grandes maquetas, algunas de ellas animadas, dibujos, filmaciones, escritos, paneles colgados y un gran mural de cincuenta metros con fotografías de la producción arquitectónica de Rogers por orden cronológico, llenan los 900 metros cuadrados de la sala diáfana de CaixaForum, en una propuesta que quiere ser entendible para el público en general e interesante para los expertos.

Problemas de salud han impedido que Richard Rogers acudiera a la presentación de la muestra que abrirá mañana sus puertas y que en su última semana de exhibición en el mes de octubre coincidirá con la exposición "Palladio, el Arquitecto", la más exhaustiva sobre el primer humanista del Renacimiento.

Graham Stirk e Ivan Harbour, socios del estudio Rogers Stirk Harbour+arquitectos, acompañaron a Ignasi Miró, director del Área de Cultura de la Fundación "la Caixa", para quien esta exposición significa acercarnos a uno de los grandes, a uno de los arquitectos que en las últimas décadas más reconocimiento ha tenido, no solo por premios como el Pritzker o el Stirling, sino por los numerosos proyectos realizados.

"Son trabajos de un hombre con espíritu humanista, proyectos que ofrecen soluciones y nuevas formas de vida colectiva", ha afirmado Miró, para quien Rogers no puede ser entendido sin el carácter vanguardista e innovador de sus propuestas.

Ivan Harbour ha recordado que desde hace años tienen estudio en España "país muy importante para la arquitectura, el diseño y las vanguardias en el que tenemos en curso la realización de muchos proyectos", y ha señalado que con esta exposición han tratado de llegar al detalle "y a nuestra filosofía de la arquitectura clara y comprensiva. No se trata de una retrospectiva, sino de una muestra que se quiere abrir al futuro".

Las siete secciones que componen la exposición se han dividido por colores y cada uno de ellos hace referencia al tema arquitectónico que trata. Así, "Transparentes", en azul, exhibe proyectos como el edificio del canal de televisión Channel 4 en Londres o el edificio "88 Wood Street" también en Londres.

En verde se han reunido propuestas ecológicas como la "Torre Turbina" de Tokio o la Asamblea Nacional de Gales, mientras que el naranja define proyectos urbanos como el Plan Urbanístico de Shangai en Pudong o la gran maqueta en la que muestra cómo podría ser Londres, que diseñó en 1986.

Edificios públicos, como el South Bank Centre (Londres) o la ampliación de la National Gallery (Londres), ambos no construidos, y el Centro Pompidou, se han reunido en torno al rojo, y el amarillo hace referencia a proyectos actuales entre los que se encuentran "Canary Wharf" (Londres), "Parc 1" (Seúl), el diseño de viviendas prefabricadas en Milton Keynes (Reino Unido), el plan urbanístico para el Coto de Macairena, en Granada, el Campus de la Justicia de Madrid o la remodelación de la plaza de toros de Las Arenas.

El rosa define edificios en los que se han llevado a cabo procesos innovadores de producción y usado materiales de alta tecnología, como la T-4 de Barajas- su proyecto de mayor envergadura- o la T-5 del aeropuerto de Heathrow.

Proyectos "legibles", como el Lloyd's de Londres, o "ligeros" como la Fábrica Microprocesadora Inmos en Gales, completan la exposición en la que también se muestran sus trabajos para el Centro Tecnológico Palmas Altas en Sevilla, para el tren de alta velocidad en Valladolid o el de las Bodegas Protos.