Público
Público

Unnim será clave en el nuevo mapa financiero

De quién sea su adjudicatario dependerá el nuevo sector bancario español

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Es una entidad muy pequeña (con algo menos de 30.000 millones en activos) y muy centrada en la comarca del Vallés de Catalunya, pero de repente se ha convertido en el punto clave en la configuración del nuevo mapa bancario español. Hasta hace unos pocos días, quién se quedara con Unnim era una cuestión casi irrelevante para el sector. Ahora, de ello depende buena parte de lo que ocurra en los próximos cuatro meses, en los que se dibujará el reparto del fututo, el que dará lugar a una decena de entidades en toda España, cuatro o cinco de tamaño muy grande y el resto medianas.

Lo más importante de esta adjudicación, que se producirá en los últimos días de este mes, es que Bankia es una de las entidades que pujan por la entidad catalana y si resulta ganadora es muy posible que pueda seguir adelante sola sin necesidad de hacer una gran fusión con La Caixa, BBVA o Santander, lo que daría un vuelco definitivo al sector.

Si Bankia se hace con la entidad catalana, podrá seguir adelante sola

Inicialmente, Bankia no había mostrado gran interés por quedarse con Unnim, entre otras cosas porque la legislación impedía pujar por una caja nacionalizada a otra que cuenta con ayudas públicas. Sin embargo, las duras exigencias de saneamientos del ladrillo y las facilidades que se van a dar a aquellos que se fusionen le hizo cambiar de planes. Para ello contó con un cierto apoyo desde las autoridades, que pocos días antes cambiaron la ley para que pudieran presentarse a la subasta quienes tuvieran ayudas. Después, se permitió a la entidad presidida por Rodrigo Rato presentarse cuando ya todo el mundo lo había hecho.Y, ahora, en la normativa que está en vigor desde ayer se obliga a que las fusiones que se realicen (que quieran contar con ventajas) aumenten el tamaño de la entidad compradora en al menos un 20%, aunque como caso excepcional podrá ser el 10%, precisamente la cifra que Unnim supone para Bankia.

Si, una vez allanado el camino, Bankia se queda con Unnim, las tres grandes entidades podrán seguir su camino sin necesidad de integrar (por ahora) a la entidad dirigida por Rato y podrán plantearse absorber a CatalunyaCaixa y Novagalicia. Y también podrán olvidarse de hacerse con una parte de Bankia, que es otra de las posibilidades que se habían planteado en los últimos días. Si Bankia no adquiere a Unnim, los grandes tendrán que volver a pensar si quieren o pueden asumir Bankia, en todo o en parte.

Pero la adjudicación de Unnim a Bankia no sólo afecta a los gigantes, también influye a los medianos y pequeños, especialmente al Popular, Ibercaja, Banca Cívica y BMN. El primero es uno de los grandes pujadores por la pequeña entidad catalana y, de conseguir hacerse con ella, podría realizar más saneamientos e, incluso, conseguir ayudas públicas para los más de 5.000 millones que tendrá que sanear con la nueva normativa una vez adquirido Banco Pastor. En todo caso, su futuro no depende de ello.

La subasta de Banco de Valencia variará según quién se quede con Unnim

A quien le afectaría más es a Ibercaja, que es una de las entidades más saneadas del panorama español pero que se ha quedado pequeña para exigir poder en las fusiones que se puedan plantear. La compra de Unnim le daría ese tamaño que necesita para reclamar el control de la entidad resultante de una integración con Banca Cívica, que es la que se ha planteado en las últimas semanas.

Como segunda derivada, quienes no se hagan con Unnim probablemente pujarán fuerte por Banco de Valencia (la próxima subasta y la última en la que habrá garantía de activos, es decir, asunción de pérdidas por parte del Fondo de Garantía de Depósitos). En ello también está BMN y, por eso, cuantos menos oponentes se encuentre en la puja por la entidad valenciana, mejor para ellos. Si no logra hacerse con esta entidad, tendría que plantearse con toda probabilidad otra fusión. Los números quizá le darían, pero desde el Ejecutivo y el Banco de España quieren entidades más grandes y es probable que empujen para que haya uniones de entidades como BMN, Liberbank, Kutxa Bank, Banca Cívica, Ibercaja o Unicaja.