Publicado: 06.05.2012 13:55 |Actualizado: 06.05.2012 13:55

Varias ONG denunciarán ante la ONU los recortes del Gobierno

Piden al Ejecutivo que no utilice la crisis "como justificación" para relegar a un segundo plano los derechos sociales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una veintena de ONG van a denunciar ante el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU que España incumple compromisos internacionales, principalmente por los recortes adoptados en respuesta a la crisis económica, pues, a juicio de estas organizaciones, "derogan garantías legales de los derechos sociales".

España va a ser evaluada el próximo lunes por este organismo de Naciones Unidas, integrado por 19 expertos independientes, encargados de redactar recomendaciones a los Estados que han ratificado el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales sobre el cumplimiento de sus compromisos. El comité analizará el informe de rendición de cuentas remitido por el Gobierno y también otros dos textos elaborados por ONG, uno por Amnistía Internacional y el otro consensuado por una coalición de 19 organizaciones, entre las que se encuentran la Asociación Española para el Derecho Internacional de los Derechos Humanos, la Coordinadora de ONG de desarrollo o el Centro por los Derechos Económicos y Sociales.

Vanesa Valiño, del Observatori DESC, asegura que "el Estado no está ni de lejos dando cumplimiento a los compromisos internacionales, sino que más bien está profundizando el recorte en derechos sociales para salir de la crisis". "Nuestro análisis es que todas las políticas que se están impulsando, como la reforma laboral, el código de buenas prácticas de las entidades financieras en materia de ejecuciones hipotecarias o la reforma sanitaria lo que hacen es empeorar más la situación de los colectivos en situación de vulnerabilidad", ha explicado a Efe.

Las ONG también muestran en su informe su preocupación por "la notable regresividad en la protección y el disfrute de los derechos económicos, sociales y culturales" de las medidas adoptadas por la crisis. Asimismo, denuncian la desigual distribución de recursos en España, que genera diferencias entre zonas geográficas y la ausencia de medidas de protección social para loscolectivos más vulnerables (mujeres, migrantes, personas con discapacidad, gitanos o infancia).

Las medidas de austeridad fiscal, aseguran, "no sólo se limitan a la reducción de inversión social hasta extremos que afectan el contenido esencial de los derechos reconocidos en el pacto internacional, sino que para ajustarse al reducido margen presupuestario modifican y derogan garantías legales de los derechos sociales".

Respecto a la información que deben facilitar los gobiernos, las organizaciones lamentan que se limite básicamente a exponer los avances en la ratificación de instrumentos internacionales relativos a estos derechos y la incorporación en sus leyes, sin reflejar la situación actual de estos derechos. "Es necesario que los Estados no sólo proporcionen información del marco legal nacional, sino también de la traducción de estas normas en políticas" y el impacto de las medidas, que, a su juicio, están provocando "un retroceso acelerado en el disfrute de estos derechos".

Las ONG destacan "el creciente deterioro en las condiciones de vida de gran parte de la población y las importantes repercusiones que tendrán en el disfrute de los derechos humanos", la "elevada tasa de pobreza infantil" o "el enorme porcentaje de desempleo juvenil, de casi el 50%".

Recuerdan al Gobierno el compromiso internacional de evitar los desahucios forzosos

Por todo ello, solicitan al comité que inste al Estado español a no adoptar medidas regresivas y a no utilizar la crisis "como justificación para relegar a un segundo plano estos derechos". Las organizaciones recuerdan el compromiso internacional de los Estados de evitar los desalojos forzosos y "en caso de que sea ineludible, la obligación de los poderes públicos de garantizar un realojo adecuado", concreta la activista y coautora del informe.

En el mismo sentido se pronuncia Amnistía Internacional en su informe, en el que, además, "ve con preocupación" los recortes en la sanidad pública, que, subraya, pueden "agravar la situación y menoscabar la disponibilidad, accesibilidad y calidad de los servicios de la salud".

Sobre la violencia machista, la organización asegura que desde que comenzó la crisis económica y especialmente en 2011, "determinadas" regiones españolas han limitado "considerablemente" la financiación de los centros de mujer, los centros de urgencia residenciales y los refugios.