Público
Público

El Vaticano intenta calmar a los judíos por proceso para Pío XII

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Vaticano intentó el miércoles tranquilizar a los judíos diciendo que su decisión de avanzar con la santificación del antecesor de Benedicto XVI en tiempos de guerra Pío XII es un reconocimiento a su fe cristiana y no un juicio histórico definitivo sobre su papado.

El portavoz jefe del Vaticano, el padre Federico Lombardi, emitió un extenso comunicado explicando la medida, en un claro intento de calmar las críticas judías y bajar la temperatura del debate antes de la primera visita del Papa a la sinagoga de Roma el próximo mes.

Organizaciones mundiales judías reaccionaron negativamente el sábado cuando el Papa Benedicto XVI aprobó un decreto reconociendo las "heroicas virtudes" de Pío XII, acusado por algunos judíos de ignorar el Holocausto.

Lombardi dijo que el decreto "esencialmente atestigua su vida como cristiano, su intensa relación con Dios y su continua búsqueda de la perfección evangélica".

Los dos pasos restantes son la beatificación y la canonización, que podrían tardar años.

Los líderes de la comunidad judía de Roma quedaron impactados por la medida el fin de semana y exigieron una aclaración, que es lo que intentó ofrecer el comunicado del portavoz.

La decisión de Benedicto, que líderes judíos de todo el mundo calificaron de insensible, ha puesto en duda su plan de visitar por primera vez la sinagoga de Roma el 17 de enero, y algunos hasta expresaron que podría cancelarse. Pero hasta el momento todo indica que va a realizarse.

Algunos judíos creen que Pío XII, que estuvo al frente de la Iglesia Católica entre 1939 y 1958, no hizo lo suficiente para ayudar a su comunidad durante el Holocausto y la persecución nazi, un cargo que el Vaticano rechaza.

El comunicado del miércoles dijo que la intención de Pío XII fue "hacer todo lo posible" y que su "preocupación por el destino de los judíos (...) fue documentada y reconocida por muchos judíos" después de la guerra.

El Papa Benedicto XVI ha recibido una fuerte presión de ambas comunidades en torno a la posible santificación de Pío XII, quien encabezó la Iglesia en los años en que el actual Papa era un adolescente y joven sacerdote.

El comunicado del Vaticano agregó que la decisión del Papa de firmar el decreto de las "virtudes heroicas (...) no debe de ningún modo ser considerada como un acto hostil hacia el pueblo judío" ni un obstáculo para la continuación del diálogo católico-judío.