Público
Público

La venganza de la ex mujer y la hija de Llongueras

El estilista, que fue despedido de una de sus empresas por sus familiares, las había echado tres semanas antes de otra sociedad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Después de que Llongueras fuera despedido mediante un burofax por su ex mujer , Dolores Poveda, y su hija mayor, Esther Llongueras, ahora se sabe que este despido es fruto de una serie de acontecimientos previos. 

Lluís Llongueras fue el primero en dar el paso,  según informa Cinco Días. Ha sido este verano cuando, en una junta de accionistas, la ex mujer de Llongueras se opuso a las propuestas del estilista, incluso anunció que impugnaría dicha junta. Así, el pasado 22 de septiembre, el estilista tomó la decisión de expulsar a su ex mujer y a su hija en la sociedad cabecera cuyo accionariado compartían. El puesto vacante fue otorgado a su mujer actual, Jocelyne Novella, con la que se casó de segundas nupcias en 2006 y con la que tiene dos hijos y una hija, menores de edad.  Ha sido después, cuando Dolores y Esther -teniendo en cuenta que contaban con la mayoría del accionariado aunando ambas partes con la de otro hijo- decidieron prescindir de las labores del presindente sin contar con su consentimiento. 

El pasado 7 de octubre se supo que el estilista Lluís Llongueras había sido despedido a través de un burofax por su ex mujer y su hija mayor de la sociedad 'Peluquería y Maquillaje S.A' (PEYMA), empresa creada por él mismo el 31 de diciembre de 1987.

En el burofax se podía leer que prescindían de sus labores a todos los efectos 'porque las tareas que realiza no lo son a satisfacción de esta empresa ni ostenta actualmente ningún poder notarial para ejercerlas'.

Además en el documento se le reconoce que recibirá una indemnización por despido improcedente 6.258,63 euros, 'a razón de 45 días por año trabajado a partir del 1 de diciembre del 2006', junto con 888,07 euros netos 'en concepto de liquidación, saldo, finiquito y nómina'.

'La sociedad PEYMA está formada por dieciocho peluquerías de los 120 salones de peluquería y belleza que la firma Llongueras tiene repartidos por todo el mundo, entre franquicias, escuelas de formación, cesión de marca y dieciséis salones con la mayoría de Lluis Llongueras', subraya el mismo escrito.

El propio Lluís Llongueras fue preguntado por el motivo de su despido y explicó que 'intentando ser buen padre, al formar esta empresa, se pusieron las acciones a nombre de varios familiares'.