Público
Público

El vice ministro palestino de Relaciones Exteriores arremete contra el titular de Defensa israelí

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El vice ministro palestino de Relaciones Exteriores, Ahmed Soboj, ha arremetido contra el titular israelí de Defensa, Ehud Barak, a quien responsabiliza del retraso en las negociaciones bilaterales para lograr un acuerdo de paz.

Soboj acusó al Ejercito israelí, del que Barak es responsable, de "hacer la vida imposible a los palestinos", no entender el "espíritu político nuevo" y tener "peor actitud que antes de la conferencia de Annapolis (EEUU)", que dio inicio a la actual negociación entre las partes.

En entrevista con Efe en Ramala, Soboj culpó al Ejercito israelí de que "no vayan al ritmo deseado" los esfuerzos para cumplir el objetivo que se fijó en esa reunión: la firma de un acuerdo de paz para la creación de un estado palestino a fines de año.

Denunció que desde la celebración de la conferencia de Annapolis, en noviembre, las Fuerzas Armadas del Estado Judío "han matado a 155 palestinos y han levantado todavía más barreras para bloquear el paso de bienes y personas" en territorio palestino.

Contrastó esa situación "sobre el terreno" con el clima de entendimiento que se respira en las reuniones periódicas que mantienen el presidente palestino, Mahmud Abás, y el primer ministro israelí, Ehud Olmert, "entre quienes existe confianza personal".

"Los líderes están haciendo un ejercicio serio para abordar los asuntos cruciales: Jerusalén, fronteras, asentamientos, refugiados, agua... En resumen, el estado de las negociaciones es mucho mejor que la postura del Ejército de Israel", concluyó.

Preguntado sobre si esa diferencia refleja divergencias en el Gobierno israelí, el "número dos" de la diplomacia palestina anotó: "espero que las dificultades que (Barak) pone no sean un mero proyecto personal de competir con Olmert por ser primer ministro".

"Barak tuvo ocasión de ser primer ministro y parece que no tuvo mucho éxito en llegar a un acuerdo de paz", recordó, en alusión al fracaso en 2000 de la cumbre de Camp David, que se produjo cuando el ahora ministro de Defensa era jefe del Gobierno de Israel.

"Pienso que Israel es un Ejército que tiene Estado, no un Estado que tiene un Ejército, pero también siempre he creído que el nivel político es el que da órdenes, aunque a veces lo dudo", dijo Soboj.

No es la primera ocasión en que responsables de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) expresan quejas sobre la actitud de las Fuerzas Armadas israelíes durante el actual proceso de paz.

El jefe del equipo negociador palestino, Ahmed Qorea, ha sido retenido o interceptado dos veces en los últimos meses en puestos de control militar cuando se dirigía a Jerusalén para reunirse con su homóloga y ministra de Exteriores israelí, Tzipi Livni.

Militares del Estado Judío prohibieron el paso a Qorea el 11 de noviembre en Az Zuayyin, al este de Jerusalén, y le impidieron la entrada en la ciudad sin ofrecer ninguna explicación.

El jefe negociador palestino volvió a sufrir un trato similar el 7 de enero en el paso de Allenby, puente junto al Mar Muerto y donde fue retenido cuando regresaba desde Jordania.

Tras una intervención personal de Livni, en esta segunda ocasión Qorea pudo continuar su camino y entrevistarse con ella para proseguir las rondas negociadoras.

Socios en el actual gobierno de coalición, Olmert y Barak pertenecen a distintas formaciones políticas: mientras que el primer ministro está integrado en la centrista Kadima, el titular de Defensa ocupado el liderazgo del Partido Laborista.

Barak ha esgrimido de manera reiterada la amenaza de retirarse del ejecutivo de Olmert desde que se divulgó en primavera un informe preliminar de la llamada Comisión Winograd sobre los fallos gubernamentales durante la guerra del Líbano en 2006.

Aunque al final continuó en el gobierno, anunció entonces que lo abandonaría cuando esa comisión emitiera a fines de enero su dictamen definitivo, lo que tampoco cumplió.