Público
Público

Los vuelos de la CIA vuelven al primer plano de la actualidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los vuelos de la CIA volvieron el domingo al primer plano de la actualidad política con la publicación de una información en la que se asegura que el Gobierno del ex presidente José María Aznar estaba al tanto de la utilización del espacio aéreo español por parte de EEUU para trasladar a presos a Guantánamo.

En un documento "muy secreto" del Ministerio de Exteriores fechado el 10 de enero de 2002 y publicado íntegramente el domingo por El País, el entonces director general de Política Exterior para América del Norte, Miguel Aguirre de Cárcer, informaba a su superior, el titular de Exteriores Josep Piqué, del paso por España de aviones que trasladaban a sospechosos de terrorismo.

"Los EEUU van a iniciar muy próximamente vuelos para trasladar prisioneros talibanes y de Al Qaeda desde Afganistán hasta la base de Guantánamo, en Cuba", decía la carta reproducida hoy en el diario.

El texto prosigue que aunque se utilizarían aviones de largo alcance, que no implicaban escalas, las autoridades estadounidenses querían tener la autorización del Gobierno español en caso de que fuera necesario realizar un aterrizaje de emergencia.

"El Gobierno de EEUU asegura que estas escalas serían por el tiempo mínimo imprescindible para poder trasladar otro avión al aeropuerto en cuestión para continuar vuelo y que, a estos efectos, dispondrían de aviones de reserva en la región. En todo momento, los EEUU se harían cargo de la seguridad de las personas transportadas", añade.

La misiva dice además que Estados Unidos estaba realizando esta gestión "con varios países que se encuentran a lo largo de la ruta que deben seguir los aviones en cuestión".

El Ministerio de Exteriores dijo el domingo que había abierto una investigación para localizar este documento y reafirmó su "pleno compromiso" con la defensa de los derechos humanos.

"Desde la toma de posesión del Gobierno del presidente (José Luis Rodríguez) Zapatero, (el ministerio) ha actuado siempre con plena transparencia y cooperación con la justicia. No tenía constancia de la existencia de este informe y no fue informado por el equipo anterior", señaló el ministerio en un comunicado.

El programa de entregas, así como las acusaciones de tortura a sospechosos de terrorismo, ha causado fricciones graves a EEUU con sus países aliados. El Gobierno de Zapatero defiende que nunca ha tenido pruebas de que se hubieran producido ilegalidades en territorio español, y que siempre ha actuado con transparencia.

Estados Unidos ha reconocido estos traslados secretos, pero niega que haya torturado a sospechosos o que los haya entregado a países que sí lo hacen. También ha confirmado que mantuvo a algunos detenidos en prisiones secretas en el extranjero.

Grupos de defensa de los derechos humanos han condenado las entregas y han pedido a los países europeos que investiguen su posible implicación.

Un informe presentado el pasado octubre por Amnistía Internacional aseguró que alrededor de 200 detenidos en Guantánamo llegaron a la prisión estadounidense tras cruzar el espacio aéreo español.

El trabajo concluye que, entre 2002 y 2007, más de 90 vuelos de aviones supuestamente vinculados con la CIA, con origen o destino Guantánamo o centros de detención secreta en otros países hicieron escala en aeropuertos españolas.