Público
Público

Vuelta a la vida 23 años después

Un belga pasó 23 años en un supuesto coma mal diagnosticado. Ahora se recupera y aprende a comunicarse de nuevo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Se despertó 23 años después y los médicos se dieron cuenta de que estaban equivocados. Rom Houben, un belga de 46 años, sufrió un accidente de tráfico en 1983. En el hospital, los médicos dijeron que estaría en estado vegetativo de por vida. Sin embargo, hace tres años, varios exámenes en la Universidad de Lieja por el equipo del profesor Steven Laureys, llegaron a la conclusión de que Houben era consciente de su entorno desde hace años a pesar de las apariencias. El relato de este descubrimiento fue publicado el lunes por la revista alemana Der Spiegel.

Houben desde entonces ha tenido que aprender a comunicarse por medio de un ordenador con la ayuda de una logopeda. 'No olvidaré nunca el día en que finalmente descubrieron lo que no funcionaba, fue mi segundo nacimiento', explicó este ex estudiante en ingeniería y aficionado a los deportes de combate.

En una entrevista para la agencia AP, Houben explicó cómo los años de inmovilidad e incomunicación le dieron la sensación de 'soledad, impotencia, pero también la bendición de poseer una familia. Imagine: usted oye, ve, siente y piensa pero nadie lo puede ver. A uno le ocurren cosas, pero no puede participar en la vida'.

El paciente se siente renacido, pero recuerda con dolor todo este tiempo. 'Fue especialmente frustrante cuando mi familia me necesitaba y no podía compartir su pesar. No podíamos darnos apoyo mutuamente', escribió Houben en la pantalla de ese ordenador que le permite comiicarse de nuevo.

Un estudio del Coma Science Group del profesor Laureys sobre un centenar de pacientes 'pone en evidencia el hecho de que 40% de las personas que se pensaba en estado vegetativo en realidad tienen conciencia de su entorno y de ellos mismos, en diversos grados', explicó el martes a la agencia France Prese la neuropsicóloga Audrey Vanhaudenhuyse, miembro del equipo que realizó la investigación.

Este 'estado de consciencia mínima' (MCS, según las siglas en inglés), diferente del coma, es una noción que sólo es utilizada desde 2002 por la medicina, según la Universidad de Lieja, uno de los tres centros de referencia en el mundo junto con Cambridge y Nueva York. El estudio efectuado en Lieja reveló que de 44 pacientes con diagnóstico de estado vegetativo por los métodos habituales, 18 (es decir el 41%) estaban en MCS y de los 41 considerados en estado de conciencia mínima, 4 (10%) pudieron recuperarse.

Desde hace unos años, nuevos exámenes, como los que se efectuaron a Rom Houben en 2006 permiten reducir los errores de diagnóstico. Pero las técnicas de imagen por resonancia magnética nuclear (IRM) o por emisión de positones (pet-scan) siguen siendo muy caras y no están al alcance de todos los hospitales. Pacientes llegados de toda Bélgica, como de otros países europeos, llegan así desde hace unos años hasta la universidad de Lieja, que dispone de los equipos necesarios.

'El objetivo es tener una vista global del conjunto del funcionamiento del cerebro, de determinar las regiones que son preservadas y decir si el paciente tiene posibilidades o no de recuperación' destacó Audrey Vanhaudenhuyse. 'Se mide el grado de percepción auditiva haciéndole escuchar un sonido neutro, como por ejemplo un 'bip', luego pronunciando su nombre. Si hay una reacción distinta del cerebro, significa que tiene un nivel de conciencia', precisó la investigadora. Una vez hecho el diagnóstico, es toda el sistema de que deberá ser modificado, tanto por el entorno como en los centros especializados.

El estudio de Lieja concluye también que a pesar de los avances en medicina, la proporción de diagnósticos erróneos no ha disminuido significativamente en los últimos 15 años, debido a que los exámenes especiales no se han generalizado. 'Cada paciente debería ser examinado al menos diez veces antes de diagnosticarlo definitivamente como en estado vegetativo', sostiene el profesor Laureys. Se evitarían así nuevos Rom Houben.