Público
Público

Yuja Wang, la pianista virtuosa e independiente que sólo sigue su moda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Elegiría a Rihanna para hacer un disco "crossover"; viste como una estrella de rock y le encanta Nueva York. Es la pianista china Yuja Wang, una virtuosa de 23 años que no se pliega a otra moda que la suya y que acaba de grabar con Claudio Abbado "joyas" de Rachmaninov.

"Es todo un poco surrealista porque Abbado (Milán, 1933) es una leyenda de la música clásica. Tocar con él ha sido una gran experiencia, casi no me lo podía creer", revela en una entrevista con Efe la artista, que empezó con el piano a los 6 años y dio su primer recital, en Australia, a los 9.

El maestro, dice esta menuda pianista -una talla 34 y apenas un metro cincuenta-, es "muy silencioso, prácticamente no habla", "un gran caballero" que utiliza una forma de comunicación no verbal "única", con gestos sutiles con los que crea momentos "verdaderamente mágicos".

Aunque para su tercer disco con Deutsche Grammophon hubiera preferido el concierto número 3 de Prokofiev, ya lo había grabado en DVD, y por eso, y porque así se lo sugirió Abbado, eligió su "siguiente favorito", es decir el concierto número 2 de Rachmaninov, una pieza "bastante popular".

"Esto debe ser música clásica. Lo he adivinado porque no cantan", dice la "vecinita" Marilyn Monroe en la película "La tentación vive arriba", de Billy Wilder, cuando oye uno de los movimientos de ese concierto, que el protagonista, Tom Ewell, ha puesto en el tocadiscos porque esa es la música a la que ninguna mujer puede resistirse.

La pianista se ríe con la anécdota aunque reconoce que ni ha visto la película ni ha pensado que fuera la música más sensual del mundo, más bien, afirma, "la más bella" del compositor, pianista y director ruso (1873-1943).

También interpreta en su nuevo disco, grabado en un concierto en directo, "Rapsodia sobre un tema de Paganini", "el rock and roll de la música clásica", asegura.

No obstante, para la serie de actuaciones que inicia hoy en España ha elegido el concierto número 3 de Rachmaninov, su pieza "favorita" porque, dice, es "muy complicada".

"Es una música muy emocional, muy exigente tanto a nivel técnico como musical. Me gusta muchísimo la forma de tocar de Rachmaninov y de hecho compuso este concierto porque iba a ir a Nueva York, al Carnegie Hall, y quería lucirse", detalla.

La intérprete, que abandonó su país cuando tenía 14 años y, tras una etapa en Canadá, vive desde los 16 en Estados Unidos, cree que esa pieza es de "una textura muy densa para la orquesta, pero con un final realmente satisfactorio".

"En realidad todos los conciertos de Rachmaninov son de alguna manera mis favoritos. Cuando los toco todos son fantásticos", aclara sobre sus "predilecciones".

Si el trabajo fuera "crossover", es decir, en un género fuera de la música clásica, con quien le encantaría trabajar es con Rihanna y, "quizá", con Sting, aunque su cantante favorito es Jeff Buckley, "pero, claro, está muerto".

No le sienta mal que le pregunten por su compatriota Lang Lang o la comparen con él porque, argumenta, los dos proceden de China e incluso han compartido profesor pero, precisa, en los últimos dos años se lo preguntan constantemente y le resulta "repetitivo".

La artista, que estudia de dos a tres horas al día, se siente "muy orgullosa" de ser china pero, admite, está hecha a vivir en Estados Unidos y a su estilo de vida, y le encanta Nueva York.

Dice que es ahora, y no cuando de niña tenía que practicar horas y horas, cuando su vida es más difícil, porque está todo el tiempo viajando, con muy pocas horas libres.

Dentro de unos años se ve tocando el piano pero también, desvela, podría ser que estuviera "diseñando moda" porque, subraya, le interesa "mucho".