Público
Público

Zapatero crea otro fondo para las regiones menos pobladas

El presidente plantea además un cheque de 3.000 millones para las de mayor presión demográfica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero avanza en la microcirugía de la financiación autonómica, creando tiritas para cubrir los desfases de cada comunidad. El jefe del Ejecutivo ratificó ayer su afán de cirujano. Al retomar las negociaciones en la Moncloa con cuatro presidentes regionales (Castilla y León, Aragón, Murcia y Castilla-La Mancha), ofreció buscar fórmulas para compensar a aquellas autonomías “en tierra de nadie”, en palabras de Juan Vicente Herrera: todas las que tengan una renta per cápita superior a la media, pero a la vez castigadas por el retroceso demográfico. El Gobierno premiaría así a las comunidades que no pudieran sumarse, al reunir estos dos rasgos, a los dos fondos ya previstos: el de competitividad –para las ricas– y el de cooperación –para las de menor PIB–.

¿Está articulando entonces el Ministerio de Economía y Hacienda un tercer fondo? Así lo entendieron los presidentes de Castilla y León, Juan Vicente Herrera (PP), y de Aragón, Marcelino Iglesias (PSOE).

Fuentes del departamento de Pedro Solbes aclararon a Público que los “mecanismos correctores” que planteó Zapatero “no tienen que traducirse necesariamente en un nuevo fondo”. “Hay que estudiarlo y ver cómo se introducen tales herramientas de ponderación”, añadieron. Esta asignación, que pretende impulsar el crecimiento demográfico en el interior de España, afectaría con seguridad a Castilla y León y Asturias. También, según Iglesias, a Aragón y Extremadura, dato que debe contrastar Hacienda, pues cree que ambas “podrían quedar cubiertas” bajo el paraguas de los otros dos fondos. El líder aragonés explicitó que Zapatero le había garantizado que tendría en cuenta la extensión, dispersión y envejecimiento de su comunidad. “Es un buen punto de partida”, sostuvo.

Hacienda precisó que, en cualquier caso, todos estos fondos se financiarán con cargo al Estado, y no a partir de los impuestos recaudados por el Gobierno y cedidos a las CCAA.

Hubo otro anuncio. Éste con cifra, y dirigido a las autonomías con mayor crecimiento de población desde 1999, cuyo censo es el que se tuvo en cuenta para el sistema de financiación que José María Aznar pactó en 2001. Como reveló por la tarde el jefe del Gobierno murciano, Ramón Luis Valcárcel, el Estado extenderá un cheque de 3.000 millones para cubrir ese desfase.

Las beneficiadas serían, entre otras, Catalunya, Comunidad Valenciana, Madrid o Baleares. Y, por supuesto, Murcia que, según calculó Valcárcel, se debería llevar más de la mitad de la tarta, 1.600 millones. Con la inyección de 3.000 millones adicionales –y por tanto, fuera del nuevo modelo de financiación que se está negociándo–, Zapatero tapa la boca de las ricas CCAA gobernadas por el PP, aliadas coyunturales de Catalunya.

La ronda de ayer mostró, en clave política, que Zapatero quiere desarmar a Mariano Rajoy. Con pequeños gestos, está atrayéndose a las autonomías del PP. Primero, Madrid y Valencia; ahora Murcia y Castilla y León. Una vez adheridas al sistema, cree Moncloa, la cúpula del PP tendrá muy difícil rechazarlo.

 

Fondo de Garantía

El primero de los fondos que crea el sistema es el de garantía de los servicios públicos fundamentales, que asegura que todo español recibe el mismo dinero para sanidad, educación y servicios sociales. Se financia con un porcentaje de los impuestos cedidos a las CCAA.

Fondo de suficiencia global

Atiende el resto de competencias transferidas. Se financia con impuestos y recursos del Estado.

Fondo de convergencia

Se dota con dinero que pone el Estado y se divide en dos fondos: competitividad (para las CCAA ricas) y cooperación (para las pobres). Podría haber un tercer fondo (para las menos pobladas).

 

Castilla y León: sin una 'satisfacción extraordinaria'

Fue el presidente castellanoleonés el que reveló la oferta de Zapatero de introducir mecanismos de corrección para las CCAA menos pobladas y más ricas. Una propuesta que salió durante la reunión, y que no había precocinado Hacienda. Juan Vicente Herrera no pudo más que constatar los “buenos propósitos” del presidente. Dijo salir contento, “sin una satisfacción extraordinaria”, porque no hay cifras aún, no se ha discutido el modelo en un marco como la Conferencia de Presidentes y porque, a fin de cuentas, él no había llevado a Zapatero su “carta” de Reyes. Dejó claro que en la negociación defenderá “con firmeza” los derechos de sus ciudadanos, no del PP.  

Región de Murcia: todo suena a 'música celestial'

Ramón Luis Valcárcel abandonó la Moncloa con otro pan debajo del brazo: el cheque de 3.000 millones de euros, cuya partida para Murcia actuaría como pago de una “deuda histórica”. El presidente regional alabó que se hubiera “roto” el diálogo bilateral, pero deploró que aún no haya cifras. A falta de mayor concreción (“Sólo se ha hablado de líneas generales, de filosofía”), subrayó, todo suena a “música celestial”. Pero es música, al fin y al cabo. En la agenda de la entrevista se coló otro asunto capital para Murcia. Valcárcel interpretó que Zapatero ha cambiado el muro frontal a realizar cualquier trasvase por una “puerta susceptible de ser abierta”. Así que, por ahora, “esperanza”.

Castilla-La Mancha: las cuentas encajan sin problemas

Junto con Iglesias, encarnó la satisfacción completa del día. José María Barreda insistió en que el nuevo sistema de financiación planteado por Solbes el 30 de diciembre es “muy positivo” para Castilla-La Mancha, que acoge de forma “favorable” todos los criterios de ponderación ofertados. Faltan los datos, aunque el marco general sí “interesa”. El líder manchego recalcó que los fondos que reciba su región se destinarán a sanidad, educación, dependencia y a servicios sociales, “y no a abrir embajadas ni delegaciones en el exterior, ni a financiar una Policía autonómica”. También apuntó que es un “error” enfrentar a las CCAA con el Estado, porque el modelo “es bueno para todos”.