Publicado: 04.03.2016 11:37 |Actualizado: 04.03.2016 11:42

Los alumnos ponen mejores notas a sus profesores hombres y blancos

Los alumnos utilizan con mayor frecuencia las palabras "brillante" y "genio" para describir a sus profesores varones blancos en EEUU, considerándolas características necesarias en disciplinas en las que las mujeres y los afroamericanos están poco representados.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Los comentarios espontáneos de la web RateMyProfessors han servido para analizar las diferencias en las descripciones que los alumnos realizan de sus profesores en función de su sexo. / Fotolia

Los comentarios espontáneos de la web RateMyProfessors han servido para analizar las diferencias en las descripciones que los alumnos realizan de sus profesores en función de su sexo. / Fotolia

Los comentarios espontáneos de la web RateMyProfessors han servido para analizar las diferencias en las descripciones que los alumnos realizan de sus profesores en función de su sexo y etnia. Tras cotejar más de 14 millones de publicaciones, los investigadores descubrieron que los adjetivos “brillante” y “genial” suelen aparecer asociados a profesores varones blancos.

El trabajo, publicado en la revista PLOS ONE, estudia también la subrepresentación de mujeres y afroamericanos en las categorías en las que la brillantez y la genialidad son descritas como requisitos necesarios para el triunfo. Los autores señalan los estereotipos negativos como la causa principal de esta escasa presencia.

“Los profesores hombres son descritos más a menudo con los adjetivos 'brillante' y 'genio' en todas las categorías que analizamos, dos o tres veces más que si la profesora es una mujer”, explica el estudiante graduado de la Universidad de Illinois (EE UU) Daniel Storage, director del estudio junto con el profesor Andrei Cimpian.



Los adjetivos “brillante” y “genial” se asocian a profesores varones hasta tres veces más que si la profesora es mujer

“Los estudiantes también utilizan los adjetivos ‘brillante’ y ‘genio’ con mayor frecuencia para describir a sus profesores en ámbitos académicos como la filosofía y la física, campos en los que las mujeres y los afroamericanos son una clara minoría”, añade el investigador.

La confirmación

Los nuevos hallazgos son similares a los de un estudio publicado en Science en el año 2015 en el que preguntaron a graduados, investigadores y miembros de la facultad cuáles eran las cualidades necesarias para el éxito en sus campos. Los participantes de la encuesta que hicieron hincapié en la brillantez o la genialidad como precursores para el éxito pertenecían en general a disciplinas académicas donde las mujeres y los afroamericanos estaban subrepresentados.

Según los investigadores, el nuevo análisis refuerza la conclusión del estudio anterior y ofrece una nueva perspectiva sobre las actitudes y los pensamientos de los estudiantes. “Lo más valioso de los comentarios espontáneos es que ofrecen un reflejo sin adornos de cómo la gente evalúa a otros miembros de su campo y lo que esperan de ellos”, afirma Cimpian.

El estudio de 2015 intento probar varias hipótesis para explicar por qué en algunas disciplinas hay tan pocas mujeres y afroamericanos, pero ninguna podía justificar el fenómeno de forma tan precisa como la necesidad de genialidad y los estereotipos sobre quien la posee.

Los estudiantes utilizan los adjetivos ‘brillante’ y ‘genio’ con mayor frecuencia para describir a sus profesores en carreras de Filosofía y Física

El nuevo trabajo también explora los posibles motivos de que estos dos grupos estén subrepresentados: la nota media de acceso a la universidad, el deseo de evitar largas horas en el trabajo, la eligibilidad de cada campo o la habilidad de pensar sistemáticamente son algunas de las posibles causas que fueron descartadas por los científicos.

Aunque los resultados muestran ciertas correlaciones entre algunos de estos factores y la presencia o ausencia de las mujeres y los afroamericanos en ciertos campos, los investigadores insisten en que hay pruebas consistentes de que la única explicación es la importancia que se le otorgue en dicha especialidad a la genialidad y la brillantez.

“Ambos grupos están estereotipados de una manera similar sobre sus capacidades intelectuales y, por lo tanto, se ven afectados por el énfasis que se pone en la genialidad”, remarca Cimpian.