Público
Público

Las bacterias de Río Tinto pueden vivir en Marte

Un estudio español sugiere que el planeta vecino podría albergar vida unicelular

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La bacterias que viven en el Río Tinto (Huelva) serían capaces de vivir en Marte. Así lo ha demostrado una investigación del Centro de Astrobiología, en Madrid, que colabora con la NASA en el desarrollo de una expedición no tripulada al planeta rojo que se lanzará en 2011.

'No esperábamos que sobreviviera ni una', explica Felipe Gómez, que ha liderado esta investigación publicada en Icarus, una revista de la Sociedad Astronómica de EEUU. 'Los resultados muestran que la vida en Marte es más viable de lo que se pensaba', recalca.

Las orillas del Río Tinto son uno de los lugares más parecidos a Marte que hay en la Tierra. De su suelo han salido las bacterias comepiedras quimiolitotrofas que han usado los investigadores en su análisis. Se alimentan de la oxidación de los minerales y, hasta ahora, se pensaba que eran incapaces de sobrevivir si se las sacaba de su ambiente, explica Gómez.

Su equipo introdujo las bacterias en unos cilindros de la altura de una persona. Dentro de esos tubos se simuló Marte. La presión bajó a siete milibares, la radiación ultravioleta aumentó hasta ser la de la desolada superficie marciana y el termómetro bajó hasta los -120ºC. 'Dependiendo del lugar y la época del año, la temperatura en Marte oscila entre los -170 y los 25ºC', explica Gómez. 'Nos queríamos poner casi en el peor de los casos para observar si serían capaces de resistir', detalla.

Cada población se cubrió con una fina capa de mineral de dos milímetros y otra de cinco y se las tuvo encerradas hasta 24 horas. 'A esas condiciones, el volumen de radiación que reciben es el equivalente a varios días marcianos', explica Gómez. En las poblaciones más fuertes, hasta el 50% de las bacterias sobrevivivieron a un día en Marte.

Pero, ¿serían capaces de reproducirse estas bacterias u otras similares para que haya vida de forma continua? Todo depende de si, como han afirmado varios estudios, aún hay algo de agua en la superficie del planeta. 'Si hay agua, podrían reproducirse', asegura Gómez.

Su trabajo es parte de los preparativos del Mars Science Laboratory de la NASA. En 2011, una sonda llevará hasta Marte el vehículo de exploración Curiosity, que recorrerá el planeta en busca de vida. A bordo llevará el MEMS, un equipo para medir temperatura, presión, radiación y otros parámetros, desarrollado por el equipo español en el que participa Gómez.