Público
Público

En busca de los 'matusalén' de los tiempos modernos

Un estudio rastrea a 600 personas de más de 110 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La francesa Jeanne Calmen murió en 1997 a la edad de 122 años. Es la persona que más tiempo ha vivido de las que se tiene registro, tanto que Vincent van Gogh la pintó cuando era una jovencita. Científicos del Instituto Max Planck llegaron a tiempo para entrevistarla para un proyecto que acababa de nacer: realizar una base de datos de supercentenarios, personas que han vivido más allá de los 110 años. El viernes, tras años de trabajo en 15 países, publicaron su resultado.

El objetivo inicial era crear una Base de Datos Internacional de Longevidad para investigar la mortalidad en edades avanzadas y las razones de este tiempo extra de vida. Pero, a medida que los demógrafos rastrearon a los ancianos en 15 países, entre ellos España, su investigación quiso ser también un homenaje. Un libro, descargable de la web del Instituto, quiere conservar su memoria.

Hallaron 600 personas mayores de 110 años. Este parece ser el nuevo límite: sólo registraron 20 que superaran los 115. EEUU, con 341 (sólo 32 hombres) supercentenarios, encabeza el listado. También es el país más poblado de los estudiados.

La base de datos se fundamenta en el trabajo de campo de los científicos, que han comprobado uno por uno cada caso. 'Investigar las edades avanzadas siempre ha sido difícil para los demógrafos, la ciencia está llena de mitos y cuentos de hadas', explica Heiner Maier, coautor del trabajo. Ahora, toda la información sobre los supercentenarios está en Internet   para todos los científicos que quieran estudiar a estos modernos matusalén y las causas de su longevidad.

Sin hijos

Aunque casi todo son aún incógnitas, lo que sí está claro es que las mujeres viven más: el 95% de los supercentenarios son féminas. El hecho de tener antepasados con una longevidad fuera de lo común no parece jugar un papel relevante. Tampoco lo juega el estatus económico. Según el trabajo, la mitad de los estudiados nunca tuvieron hijos. Cuando los demógrafos preguntaron a Calmen por una posible razón, ella dijo: 'Yo me he divertido y me sigo divirtiendo'. D