Público
Público

‘Ciberanarcos’ en la Campus Party brasileña

El software libre, ‘hackers' y blogueros protagonizan la primera edición internacional del encuentro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Hemos inventado el estilo post Silicon Valley. Todo surge de los usuarios. Y preferentemente, en el bar'. Habla Sérgio Amadeus, ojos brillantes, sombrero carnavalesco, director de contenidos de la Campus Party Brasil y una de las referencias mundiales en la lucha por el software libre (aquel que puede ser libremente copiado y modificado).

Amadeus tiene claro qué es lo que Brasil está aportando a la Campus Party, una reunión anual de aficionados a la tecnología que se celebra en España desde hace diez años y que ahora da el salto a América: 'Espontaneidad, multilateralismo, intercambio, rebeldía. Aquí no mandan las compañías si no los usuarios'. Y es que la Campus Party Brasil, que arrancó el pasado lunes en el Pabellón de la Bienal, ha dado un importante paso en el ciberanarquismo. El espacio, diseñado por el mismísimo Oscar Niemeyer, se ha convertido en un gran bar de la creación.

La Campus Brasil es gran bar. Con alcohol prohibido, pero con el intercambio espontáneo de lo no oficial. Por primera vez, existe un espacio específico para blogueros, Campus Blog. Hay otro espacio para el software libre, y un nuevo rincón-sin-ley, el BarCamp, donde son los visitantes los que eligen los temas de debate, de trabajo o discusión. 'Mandan ellos. Ellos crean. Aquí no hay patrón', matiza Sergio.

Usuario 2.0

Laura Freitas, directora del Campusblog, justifica sonriendo 'el activismo digital de los brasileños'. 'Aquí todos recelan del gobierno, de lo oficial. Siempre hay que buscar caminos alternativos. Por eso nos apoyamos en el blog, en los sites de comunidades'. Laura, autora del popular Ladybug Brazil , se enorgullece de tener a decenas de reconocidos blogueros en la Campus. 'Mientras los periódicos convencionales sólo publican mierda, como detalles de un campusero que se desmaya, los blogueros hacen coberturas más verdaderas', asegura Laura. Y es que el usuario 2.0 manda.

Alexandre Fugita, desde Techbits afirma que en la Campus, 'el contenido está siendo generado por el usuario de forma extrema'. Mr. Manson, en un blog del portal G1, destaca, por ejemplo, la elevada presencia de mujeres y su refinada producción de contenidos: 'Ellas producen y debaten; los hombres está más interesados en colocar neones en el PC, en enviar comentarios inútiles por Twitter o en matar terroristas virtuales en el Counter Strike'.

Muchos de los blogs, así como el sitio oficial, están retransmitiendo el evento a tiempo real. Y las imágenes/vídeos circulan casi automáticamente por el mundo virtual. No es casualidad que YouTube y Flickr, con stand propio, se hayan convertido en algunas de las estrellas del evento.

Gabriela Souza, una campusera de 20 años, se tiñe el pelo y se tatúa en el desenfadado stand de Flickr. Y Heather Champ, gerente de la empresa, ríe entusiasmada. 'Quiero que Flickr pase a la historia no como una web que revolucionó la fotografía, si no como un punto de encuentro de usuarios.

Y es que la Campus Party Brasil se ha convertido en un fuerte epicentro de contrapoder. Las estrellas del evento son los gurús de la contracultura, antihéroes, ciberanarcos de fama galáctica: Jon Maddog Hall (presidente y director ejecutivo de Linux), el bloguero Steven Johnson, Ronaldo Lemos (director de Creative Commons en Brasil) o la polémica y creativa bloguera Marimoon.

Rebeldía, lo más interesante

Para Jomar Silva, director de la ODF Alliance, que lucha por la universalización del formato de los documentos, la rebeldía es lo más interesante de la Campus Party. 'Aquí no hay tanto acceso a Internet y los ordenadores son viejos. Por eso la inclusión digital o el software libre son batallas prioritarias', matiza.

Los hackers también tienen su lugar en la Campus Brasil. De hecho, uno de los encuentros más esperados es el momento hacker, que se celebra hoy: una entrevista a los piratas Rodrigo BSDaemon, Ramon y Georgy. 'Pretendemos dilucidar qué hacen, cómo piensan y cómo se comunican', asegura el que será uno de los entrevistadores, Marcelo Marques, fundador de Hackerteen , una organización que convierte a hackers adolescentes en profesionales de la seguridad.

Enrique Nimo, director de contenidos internacionales de la Campus Party, asegura que Brasil está aportando novedades: 'Son divertidos, espontáneos y muy activos. Es el país donde los internautas pasan más horas frente al ordenador. En definitiva, nos llevaremos parte de estos detalles a la Campus de Valencia', afirma Nimo.

 

El Kung Fu protagoniza uno de los stands más visitados. Se trata del ‘Kick ass kung fu’, un juego desarrollado en Finlandia que convierte a la persona de carne y hueso en personaje virtual.  Una pequeña cámara digitaliza la imagen del jugador. Después, sólo basta entrar en el ring virtual y la imagen del jugador reproduce en la pantalla todos y cada de los movimientos. Vale todo: patadas, puñetazos y hasta huir del enemigo corriendo. Leonardo dos Santos muestra su entusiasmo: “Llevo  horas jugando. Pierdo calorías, entreno y desarrollo mi sexto sentido virtual”. Por su fuera poca motivación enfrentarse a todo tipo de enemigos virtuales, algunos de ellos llevan la cara de Bush o de Blair.