Publicado: 18.11.2010 20:59 |Actualizado: 18.11.2010 20:59

Descubierto el primer planeta 'inmigrante' en la Vía Láctea

El gigantesco astro llegó a la galaxia junto a una estrella más vieja que el Sol

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un equipo de investigadores europeos ha descubierto al primer extranjero de la Vía Láctea. Llegó a la fuerza, pues se trata de un gigante de gas del tamaño de Júpiter que fue engullido por nuestra galaxia hace al menos 6.000 millones de años, cuando aún no existían ni el Sol ni la Tierra. Es como un extraterrestre de película, pues parece no obedecer a las leyes físicas con las que, hasta ahora, se ha descrito cómo nacen los planetas.

El nuevo exoplaneta orbita la estrella HIP 13044, que también llegó desde fuera de la galaxia. A pesar de ser mucho más vieja que el Sol, no muestra los signos convencionales de decrepitud estelar.

"Encontrar esta estrella y su planeta ha sido una mezcla de suerte y experiencia", explica a este diario Johny Setiawan, astrofísico del Instituto de Astronomía Max Planck de Alemania y uno de los autores del descubrimiento, publicado hoy en Science. Su equipo es especialista en buscar exoplanetas en torno a estrellas que se acercan a la muerte usando telescopios del Observatorio Austral Europeo, en Chile. El objetivo es saber qué sucederá cuando el Sol se trague el planeta Tierra.

Gigante roja

Dentro de unos 5.000 millones de años, el Sol se convertirá en una gigante roja cientos de veces mayor de lo que es ahora. "No hay ninguna posibilidad de que alguien sobreviva en la Tierra, a no ser que escape a otros planetas", explica Setiawan.

HIP 13044 ya ha pasado la fase de gigante roja y está en camino de convertirse en una venerable enana blanca. El estudio señala que la estrella y su planeta eran parte de una pequeña galaxia que fue engullida por la Vía Láctea hace entre 6.000 y 9.000 millones de años. Lo más extraño de esta estrella es que, a pesar de estar cerca de su muerte, apenas ha acumulado hierro, oxígeno, carbono y otros compuestos pesados que se acumulan en las estrellas a medida que cumplen años. A pesar de sacarle más de 1.000 millones de años de edad al Sol, HIP 13044 sólo tiene un 1% de los compuestos pesados que acumula nuestro astro. Hasta ahora, los astrofísicos creían que esos elementos son esenciales para que se formen planetas en torno a una estrella.

"La existencia de este nuevo planeta requiere que haya un mecanismo nuevo de formación planetaria", explica Tristan Guillot, un experto en exoplanetas del Observatorio de la Costa Azul (Francia) que no ha participado en el estudio. "No es sorprendente que haya planetas fuera de nuestra galaxia, pero sí lo es que podamos detectarlos", señala.

El equipo de Setiawan demostró la existencia del nuevo planeta probando irregularidades en la velocidad de rotación de la estrella que demuestran que está siendo modificada por un gigante gaseoso del tamaño de Júpiter, el mayor planeta del Sistema Solar.

"Este método se ha usado para detectar 400 exoplanetas", explica Guillot. "Es un sistema habitual, pero tiene algunos defectos, por lo que será necesario confirmar su existencia con más observaciones", advierte.