Publicado: 02.09.2010 08:00 |Actualizado: 02.09.2010 08:00

El deseado Twitter de @Israel

El Estado hebreo se hace con el nombre en la red de un empresario español

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

Israel Meléndez es uno de los empresarios españoles dedicados a los contenidos online para adultos más conocidos de la red. El hecho de que su nombre de pila coincida con el de un Estado no tenía nada de especial hasta el pasado 26 de agosto, cuando Meléndez traspasó su nombre de usuario en Twitter (@israel) al país homónimo por una cantidad en dólares que, según explica a Público, alcanza los "cinco ceros". Una buena suma de varias casualidades.

A la fortuna hay que ayudarla. Meléndez fue uno de los primeros usuarios de Twitter, antes de que las empresas y los organismos oficiales invadieran la red social. Aunque él ya poseía una cuenta principal, en abril de 2007 registró su nombre propio, entonces libre, como forma de dar esquinazo a una ex novia problemática. Mantuvo @israel visible sólo para algunos amigos. "No la usaba mucho; de hecho, hacía meses que no la utilizaba", dice desde Miami, ciudad en la que vive, trabaja y mantiene la web para mayores de 18 años greenshines.com.

La web prohíbe la compraventa, pero permitió la operación

Pasó el tiempo y la vieja cuenta abierta por desamor seguía medio abandonada. Hasta que hace poco más de un mes, su autor se acordó de ella durante una conversación con una amiga. Le contaba que el nombre de Israel era suyo en Twitter, pero que le llegaban tantos mensajes críticos con su gobierno enviados por quienes creían que se trataba de una cuenta oficial que prácticamente estaba inutilizada. Ambos bromearon con llamar al consulado que el Gobierno hebreo mantiene en Miami y vendérsela.

Meléndez abrió su cuenta para enseñarle los mensajes antisemitas a su amiga. Y lo que le esperaba era un mensaje enviado desde la cuenta oficial de Netanyahu, primer ministro de Israel, mantenida por la agencia de medios sociales Bewick Media. Fue el comienzo de una ardua negociación que culminaría la semana pasada, precisamente en el Consulado de Israel en Miami.

"Ha sido todo una enorme casualidad", dice Israel Meléndez. En la negociación, extremadamente delicada, influyó positivamente que actuara como intermediaria la actual novia del empresario, que es judía. Otra casualidad más. Meléndez también cree que el número y la virulencia de los mensajes anti-israelitas recibidos en la cuenta del empresario español, junto con el hecho de que pudiera caer en manos antisemitas, fueron decisivos para que Israel decidiera adquirirla. Entre los dos, explica Meléndez, cerraron el trato en el consulado con Chaim Shacham, director del departamento de Información e Internet del Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel.

Meléndez explica que el trato se cerró en el consulado de Israel en Miami

El empresario explica los detalles: "Me pusieron al teléfono, les di la contraseña de la cuenta, vieron que funcionaba y me dieron el cheque en el consulado". El cambio de manos de la cuenta ha sido rápido. Desde este martes, en la antigua dirección oficial del Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel (@israelMFA) aparece la siguiente nota sin más explicaciones: "Nuestro nuevo canal de Twitter es @Israel. Por favor, búsquenos aquí: twitter.com/israel".

Apenas un par de grandes ventas de nombre en Twitter han trascendido porque están prohibidas por los términos de uso de la compañía, que intenta frenar la ciberokupación que ha lacrado el registro de dominios de internet. En el apartado dedicado a la "venta de nombres de usuario", Twitter hace la salvedad de "haber sido específicamente autorizado a hacerlo en un acuerdo por separado con Twitter".

CNN y MSNBC

Pero es difícil ponerle puertas al mercado cuando alguien desea comprar y alguien desea vender. CNN y MSNBC encontraron subterfugios para no infringir las leyes de Twitter: CNN puso a sueldo al fan autor de @cnnbrk, y MSNBC llegó a un trato con la empresa que mantenía @BreakingNews por el que se convertían en clientes y administradores de su cuenta de Twitter.

El empresario español afirma que Twitter colaboró en la transacción, ayudando a los representantes del país hebreo a encontrar la forma de no infringir las leyes internas de la propia empresa. Ni Twitter ni el Ministerio de Asuntos Exteriores israelí han respondido a las preguntas de este diario sobre esta operación.

"No permiten la venta de cuentas, así que lo que hicieron fue comprarme el usuario", explica el vendedor. "Al fin y al cabo el resultado es el mismo, pero no haces nada ilegal". Primero les dio la contraseña de su cuenta @israel. Ellos la cerraron, de forma que quedó libre durante unos instantes. Justo entonces sucedió la mudanza durante la cual @israelMFA pasó a ocupar el nombre @israel. Twitter permite mover un usuario de una cuenta a otra sin perder el contenido. "Tienes la cuenta X con 10.000 followers. Puedes cambiarle el nombre a tu cuenta y seguir con tus 10.000 followers. Y técnicamente no has comprado una cuenta, sino cambiado un nombre de usuario", explica.