Público
Público

Las dunas de Marte están vivas

Un estudio señala que los desiertos del planeta avanzan cada primavera

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Con el traje apropiado, dar un paseo por las dunas de Marte sería muy parecido a hacerlo por las de Arabia, aunque con temperaturas bajo cero. Este es el mensaje que transmiten las imágenes de la sonda de la NASA MRO tras pasar cuatro años orbitando el planeta rojo (equivalentes a dos años marcianos) y fotografiando el desierto que se extiende debajo de su polo norte.

Con una temperatura invernal de unos -126ºC, el arenal del norte marciano se pensaba helado e inamovible. Pero las últimas instantáneas de la sonda confirman que las dunas se mueven cada año a merced de los vientos y el deshielo.

'Hay avalanchas de arena cada primavera, aunque aún no hay forma de saber cómo son de rápidas', explica a Público Candice Hansen, investigadora del Instituto de Ciencias Planetarias (EEUU) y coautora de un estudio sobre las dunas de Marte basado en las fotos de la MRO que publica hoy Science.

El desierto estudiado ocupa una extensión algo más grande que Francia y se extiende a lo largo del límite del gran casquete polar en el norte del planeta. Sus dunas tienen unos 40 metros de altura y son 'bastante parecidas a las que hay en la Tierra', según Hansen. 'El desierto terrestre más parecido sería el de Rub al-Jali, en Arabia, uno de los mayores del mundo', explica.

Pero las dunas marcianas son también únicas. Gran parte de su movimiento no lo causa el viento, sino el hielo. Se trata de escarcha de CO2, o hielo seco, que cubre el desierto en invierno y que se convierte en vapor cada primavera. Entonces suceden las avalanchas que provocan la formación de nuevos canales y cambia la forma de las dunas.

'Este estudio demuestra que la superficie de Marte experimenta actualmente multitud de procesos geológicos', explica el español Alberto González-Fairén, un experto en paisajes marcianos que trabaja en el centro Ames de la NASA. Hace unos meses, González-Fairén usó la misma sonda que Hansen para probar que, hace miles de años, los fríos oceános de Marte contenían enormes icebergs. Las marcas lineales que hicieron sus puntas en el antiguo fondo marino han sido ahora fotografiadas por la sonda.

'Estimamos que los icebergs tenían hasta 1.000 metros de altura, pues su tamaño era similar a los de la Tierra durante la deglaciación del final del Pleistoceno', explica el investigador. Ambos trabajos, resalta, siguen la estela de otros que han detallado tormentas de polvo y fusión de hielo en el planeta y que deben cambiar la concepción de que es un cuerpo inmutable. 'La imagen final es la de un mundo extremadamente dinámico no sólo en el pasado, sino también actualmente', concluye.