Público
Público

EEUU deja plantada a Europa en su misión conjunta a Marte

La NASA da por "terminada" su participación en 'ExoMars', prevista para 2016 y 2018

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

EEUU ha abandonado la misión conjunta con Europa para explorar Marte y es muy posible que su deserción dé al traste con este proyecto.

Los nuevos presupuestos de la NASA, presentados ayer, recogen un drástico recorte de más de 309 millones de dólares (237 millones de euros) en el apartado de ciencias planetarias, bajo cuya ala estaba la misión al planeta rojo ExoMars. Además, los fondos para exploración marciana de la agencia se recortan casi un 40%.

El programa de colaboración entre la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) incluía enviar una sonda en 2016 para olfatear gases producidos por microbios y un robot taladrador capaz de encontrar vida en el subsuelo en 2018.

'No seguiremos adelante con la misión ExoMars de 2016 y 2018', reconoció ayer el administrador de la NASA, Charles Bolden, en un e-mail a los trabajadores de la agencia estadounidense. La NASA se compromete a seguir coo-perando con sus 'socios internacionales' para diseñar una nueva misión 'reestructurada', según los presupuestos. No hay calendario ni financiación para ello.

La crisis ha obligado a la NASA a priorizar y salvar los proyectos propios. Entre ellos están el desarrollo de un cohete pesado para ir a Marte que se probará por primera vez en 2017 y el Telescopio Espacial James Webb, cuyo lanzamiento se ha retrasado varias veces multiplicando su coste, que podría alcanzar los 6.000 millones de euros. El programa es uno de los pocos dentro de los presupuestos de ciencia que aumentarán su presupuesto en 2013 para intentar llegar al espacio en 2018.

La NASA elimina el 38% de la exploración marciana

ExoMars se comenzó a desarrollar en 2008 y desde entonces ha sufrido importantes recortes debido a que EEUU redujo el año pasado la cantidad de dinero que podría aportar al proyecto. En su origen, la ESA se había comprometido a gastar mil millones de euros en ExoMars y de EEUU esperaba algo similar. A cambio, un cohete de EEUU llevaría a Marte dos robots de exploración, uno de cada país. El recorte en el presupuesto para ciencias planetarias en 2012 ya obligó a rediseñar el proyecto: en vez de dos vehículos, tendría que ir sólo uno. Esto obligó a la ESA a rediseñar su robot. Un año después, EEUU cancela su participación en la misión, lo que la hiere de muerte, por no hablar del enfado que generará en sus socios europeos.

ExoMars es una misión prioritaria para la ESA. La principal razón es que sería la primera vez que Europa lograría completar una misión de aterrizaje y exploración sobre ruedas al planeta rojo, algo que por ahora sólo ha conseguido EEUU. El proyecto daría además a las empresas espaciales europeas una inyección de vida en forma de contratos para desarrollar la sonda y el robot, que sería el primero de la historia capaz de taladrar el planeta hasta dos metros de profundidad para buscar vida.

En un intento de salvar el proyecto, la ESA ha invitado a Rusia a unirse. Representantes de las agencias espaciales de EEUU y Rusia han discutido junto a la ESA la forma de llevar la misión a cabo. Entre las aportaciones de Rusia estaría el cohete Proton para llegar a Marte. A cambio, los rusos piden participar en las misiones científicas de ExoMars, es decir, poder introducir sus propios instrumentos y experimentos científicos. En la ESA se ve con escepticismo la posibilidad de llevar a cabo la misión sólo con Rusia.

Los cohetes tripulados y el telescopio espacial son sus prioridades

El de ayer fue un día agridulce para Europa. Mientras Washington cercenaba su sueño en Marte, los responsables de la ESA vieron con satisfacción cómo el primer cohete ligero Vega despegaba poco después de las 11 de la mañana, hora peninsular española. Se cerraba con éxito un desarrollo que comenzó a finales de los noventa.

El cohete es el más pequeño de la flota europea y está diseñado para llevar al espacio satélites de observación de la Tierra de hasta 2.500 kilos. A bordo del primer Vega viaja XatCobeo, el primer picosatélite español lanzado al espacio y que ha sido construido por estudiantes universitarios.