Público
Público

Garoña quiere seguir abierta otro año pero sin producir electricidad

Industria encarga al Consejo de Seguridad Nuclear que analice la solicitud de la empresa que gestiona la central, propiedad de Endesa e Iberdrola

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La central nuclear de Garoña, en Burgos, ha solicitado una renovación de su autorización de explotación de la planta 'por un periodo de un año', en el que se mantenga sin operar a potencia (sin producir electricidad). Para ello, según consta en la petición enviada al Ministerio de Industria, Nuclenor (la sociedad propietaria de Garoña, formada por las eléctricas Endesa e Iberdrola) demanda la revocación parcial de la orden ministerial de 3 de julio de 2009, de forma que se le permita una nueva fecha para poder renovar la autorización de explotación. En dicha orden ministerial, se establecía el cierre definitivo de Garoña para el 6 de julio de 2013.

De acuerdo con el argumentario de Nuclenor, el propio Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) relativo a la solicitud de renovación para el periodo 2009-2019 'considera que las nucleares pueden seguir operando en condiciones de seguridad superados los 40 años'.

En 2009, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero prorrogó el permiso de Garoña por cuatro años y fijó el cese de su explotación para el 6 de julio de 2013, decisión que fue confirmada por la Audiencia Nacional en julio de 2011. Sin embargo, en julio de 2012 el Gobierno del PP modificó el decreto de cierre y concedió a la empresa propietaria (Nuclenor) un plazo hasta el 6 de septiembre para solicitar formalmente la prórroga de actividad hasta 2019.

Tras considerar lesivas las medidas de la Ley de Medidas Fiscales para la sostenibilidad energética (que incluye nuevos impuestos al sector, entre ellos también para las nucleares), Nuclenor se dirigió al Ministerio de Industria en dos ocasiones, el 14 de agosto y el 3 de septiembre de 2012, para solicitar una prórroga para presentar la solicitud de renovación una vez se aclararan los efectos de la nueva ley.

El 28 de diciembre, al día siguiente de la publicación de la ley en el Boletín Oficial del Estado, el Consejo de Administración de la propietaria de Garoña, comunicó al Ministerio de Industria su decisión de cese de actividad de la central de Garoña, que desde finales de 2012 se encuentra parada y desenganchada de la red eléctrica. En la comunicación al ministerio, Nuclenor ya apuntaba que no descartaba la posibilidad de que la planta fuera puesta de nuevo en funcionamiento si dispusiera de nuevos elementos de valoración.

Ese mismo día, Nuclenor formuló una consulta vinculante a la Dirección General de Tributos del Ministerio de Hacienda para la que aún no han obtenido respuesta, según fuentes de la empresa. Nuclenor presentó ayer un escrito al Ministerio de Industria en el que solicita un nuevo plazo para solicitar la ampliación del periodo de funcionamiento más allá del 6 de julio de este año. De esta manera, podría mantener la posibilidad de solicitar una renovación de la autorización de explotación vigente, sin que aclare si va a solicitar esa prórroga en una nota que acaba de hacer pública y que ha anunciado que no ampliará con más información.

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha recibido el encargo del Ministerio de Industria de estudiar la petición de Garoña sobre la opción de un nuevo plazo para solicitar la ampliación de su periodo de funcionamiento.

La petición se estudiará en un Pleno del Consejo, aunque no está decidido si se convocará uno de carácter extraordinario y si se celebrará la próxima semana o en siguientes fechas, han explicado fuentes del máximo organismo regulador en materia nuclear.