Público
Público

El genoma de la patata podría crear nuevas variantes

Un equipo internacional de investigadores logra desvelar la información genética del tubérculo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un equipo internacional de 20 científicos de 24 países ha secuenciado y desvelado el genoma de la patata. Los expertos esperan que el hallazgo, que se publica en la revista Nature, ayude a acelerar las investigaciones sobre este tubérculo y crear nuevas variedades que puedan resistir plagas y enfermedades.

La patata es el tercer alimento básico más importante, tras el trigo y el arroz, y cada año se consumen 200 millones de toneladas en todo el mundo. Los investigadores han descubierto que la patata cuenta con unos 39.000 genes, casi el doble de los que tiene el ser humano. Pero trabajar con ella ha sido especialmente complejo. La patata es un tetraploide; es decir, su genoma tiene cuatro copias de cada uno de sus 12 cromosomas. El ser humano sólo tiene dos copias. Además, cada una de esas copias en la patata puede presentar notables variaciones en los genes correspondientes. Esa dificultad a la hora de secuenciar este genoma de la patata es la que ha provocado que, hasta ahora, el tubérculo haya sido pasto de plagas y patógenos.

La secuencia del genoma, según los investigadores, debería ayudar a conseguir nuevas variedades de patata que resistan esos problemas. 'La secuenciación de este genoma es un paso muy importante en la comprensión de la biología de la patata', ha asegurado Ian Gordon, presidente del Instituto James Hutton de Dundee (Escocia), el centro que es el principal responsable del hallazgo. Este, según asegura Gordon, puede 'acelerar la producción de nuevas variedades', mediante la selección de genes con determinadas características que puedan modificar el sabor, el color o la textura.

Sin embargo, los científicos advierten de que la investigación, que podría además contribuir a paliar las hambrunas en el Tercer Mundo, no ha hecho más que empezar. Analizar toda la secuencia genética del tubérculo puede llevar varios años y desarrollar nuevas variedades, al menos una década.