Público
Público

La sonda 'Rosetta' descubre la forma de diamante del asteroide 'Steins'

Las fotos desvelan que el asteroide es de color gris y tiene cadenas de hasta siete cráteres seguidos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

 

La Agencia Espacial Europea (ESA) podrá acercarse a la formación del Sistema Solar después de que su sonda Rosetta haya pasado por el asteroide Steins, antes de llegar a su destino final, el cometa Churiumov-Gerasimenko.

Las primeras imágenes que ha transmitido la sonda europea Rosetta muestran que el asteroide Steins es de color gris y tiene cadenas de hasta siete cráteres seguidos. La ESA ha presentado las primeras imágenes del asteroide Steins, por el que Rosetta pasó ayer a una distancia mínima de 800 kilómetros en su viaje hacia el cometa.

En el centro de control de operaciones de la ESA en Darmstadt, al oeste de Alemania, el director de Ciencia y Exploración Robótica de la ESA, David Southwood, dijo que 'es un gran paso para llegar a la superficie del cometa' y destacó las exigencias técnicas de esta misión a 360 millones de kilómetros.

El encuentro con Steins a la distancia mínima se produjo a las 18.58 horas GMT de ayer, explicó el director de Operaciones de la sonda Rosetta, Andrea Accomazzo. La nave dejó de comunicarse con la Tierra en ese momento y el centro de control de operaciones de la ESA tuvo la confirmación de que todo había salido bien una hora y dieciséis minutos después, cuando llegó la primera señal de telemetría. A la distancia de 360 millones de kilómetros de la Tierra, la señal de radio tardó en llegar 20 minutos.

La ESA lanzó el 2 de marzo del 2004 la sonda Rosetta al espacio desde Kurú (Guayana Francesa) para seguir por primera vez en la historia a un cometa en su órbita y encontrarse con él en noviembre del 2014. Rita Schulz, científica del proyecto Rosetta, explicó que 'al investigar los cuerpos del Sistema Solar, se puede dilucidar los diferentes estadios de su formación y evolución'.

Steins es un pequeño asteroide de 4,6 kilómetros de diámetro, que no ha sido explorado hasta ahora por una nave interplanetaria, y está compuesto principalmente por silicatos. La cámara Osiris a bordo de la sonda Rosetta sacó las primeras fotografías de Steins que muestran que la superficie está cubierta de 23 cráteres, el más grande es de 2 kilómetros de diámetro.

Además de por Steins, Rosetta pasará el 10 de julio del 2010 por el asteroide Lutetia, que es mucho más grande con un diámetro de 100 kilómetros. Una vez que Rosetta llegue al cometa Churiumov-Gerasimenko, en el 2014, un pequeño robot que lleva a bordo llamado 'Philae' se posará en su superficie para estudiarla.

Este complejo y ambicioso proyecto, que ha costado 1.000 millones de euros (1.420 millones de dólares), proporcionará nuevos datos sobre el interior y el origen del sistema solar hace 4.600 millones de años y las claves para entender la aparición de la vida en la Tierra.