Público
Público

Londres revisará el caso contra Google Street View

El buscador reconoció la captación de correos y contraseñas con sus coches

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las autoridades británicas van a reabrir su investigación a Google por captar información personal con sus coches de Street View, tras reconocer un ejecutivo de la compañía que captaron correos electrónicos completos, historiales de navegación y contraseñas privadas.

La Oficina del Comisionado de Información (ICO), con competencias similares a las de la Agencia Española de Protección de Datos, dio a conocer ayer en un comunicado que estudia la reapertura del caso contra el buscador por la recopilación de datos de las redes WiFi de los ciudadanos. Antes del verano, la ICO analizó parte de la información grabada por los coches sin encontrar datos personales que pudieran ser relacionados con alguien identificable. Pero los indicios encontrados por otras agencias, como la española o la canadiense, han hecho que la ICO se replantee el archivo.

'Ahora que empiezan a conocerse los resultados de estas investigaciones, entendemos que Google ha aceptado que, en algunos casos, se recogieron direcciones URL y correos electrónicos completos. Preguntaremos si estos datos tienen que ver con material grabado inadvertidamente en Reino Unido antes de decidir alguna medida', dice el comunicado.

A la reapertura también ha ayudado el reconocimiento de parte. El viernes pasado, el vicepresidente de Ingeniería e Investigación de Google, Alan Eustace, publicó un mensaje en el blog oficial de la compañía. Tras anunciar la creación del cargo de directora de privacidad y un curso sobre su política de protección de datos a sus empleados, Eustace reconoció la captación de algunos datos personales entre los 600 gigabytes que recopilaron.

Este hecho podría reavivar la investigación conjunta que 30 fiscales estatales de EEUU abrieron a Google. Según publica Reuters, el fiscal general de Connecticut, Richard Blumenthal, que lidera el grupo, dijo que el reconocimiento de Google 'confirma y eleva' sus principales preocupaciones.