Público
Público

Las nucleares baten el récord de días sin funcionar

La industria atómica asegura que, pese a las paradas, mantiene su producción de energía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las ocho centrales nucleares españolas han batido un récord negativo. En el último año, la suma total de jornadas en las que algún reactor estuvo parado alcanza los 572 días, muy por encima del anterior récord, establecido en 420 días en 2007, según denunció ayer Ecologistas en Acción. Para la ONG, estos datos 'son consecuencia evidente del envejecimiento del parque nuclear español, cuyas centrales ya sobrepasan los 20 años de funcionamiento'.

Una parte del bajo rendimiento laboral de las centrales atómicas durante 2009 tiene una explicación sencilla. Los reactores tienen que detenerse durante aproximadamente un mes cada dos años para recargar combustible de uranio y, en los últimos 12 meses, siete de las ocho centrales españolas pararon para cambiar la gasolina atómica gastada. Pero esto no justifica los 572 días sin algún reactor operativo.

Con los altos para recargar combustible 'deberían haber estado paradas solamente unos 200 días, el resto es debido a averías o al deterioro de sus componentes, que hacen imprescindibles difíciles inspecciones y costosas operaciones de reparación y mantenimiento', matizó ayer Ecologistas en Acción. 'Esto pone en duda la garantía de suministro, que se supone es la principal virtud de las nucleares', opina Francisco Castejón, portavoz de la ONG.

Fuentes del Foro Nuclear, el lobby de la industria atómica en España, rechazan las acusaciones de bajo rendimiento. Según sus cálculos, los ocho reactores nacionales cerrarán 2009 habiendo generado el 18% de la producción eléctrica total, una cifra muy próxima al 18,29% registrado en 2008. 'Este año ha sido normal, aunque cada año baja el porcentaje, porque crece la producción de otras fuentes de energía y la nuclear se mantiene', señalan. En noviembre, la electricidad de origen eólico cubrió el 22,7% de la demanda, superando por primera vez la aportación de la nuclear, que se mantuvo en un 19,5%.