Público
Público

Un octogenario leridano patenta un motor "ecológico"

La modificación en un motor consiste en conseguir que la presión de los gases esté equilibrada, de manera que el pistón funcione sin tocar el cilindro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Vicent Trilla, un vecino de la población leridana de Tarroja de Segarra de 83 años, ha patentado una modificción para motor de coche que permite reducir hasta un 25% del carburante que necesita para circular.

Según ha explicado Trilla, él mismo lleva más de un año rodando con el motor modificado de su propio coche y, además de ahorrar una cuarta parte de la gasolina necesaria, también ha notado una reducción notable del gasto de aceite y de agua.

Trilla ha indicado que la modificación en el motor consiste en conseguir que la presión de los gases esté equilibrada, de manera que el pistón funcione sin tocar el cilindro.

'Lo que pasa es que los motores de explosión, que son de fricción, desprenden muchos gases calientes, que no son más que energía que se pierde. He conseguido que el motor de mi coche trabaje a menos temperatura y que no haya fricción', asegura el inventor. Con estos cambios, Trilla ha dicho que el consumo del carburante se reduce en un 25%.

'Además, el vehículo trabaja a 70º, en lugar de 90º, y necesita menos aceite, de manera que en vez de cambiarlo cada 7.000 kilómetros se puede sustituir cada 21.000', según Trilla.

El inventor afirma que estas modificaciones son muy simples y que con otros cambios algo más complejos, similares a los que se lleven a cabo en los motores de los coches de carrera, el ahorro podría ser aún mayor.

'Yo no soy mecánico y no he podido hacerlo en mi coche, pero haciendo unos pequeños cambios más en el pistón y la biela, el consumo de gasolina se podría reducir en un 50% y sólo se tendría que cambiar el aceite del motor cada 50.000 kilómetros', ha asegurado Trilla.

El inventor asegura que con la modificación que ha realizado en su coche, un utilitario de segunda mano, que tenía más de 100.000 kilómetros cuando lo compró, le permite arrancar en quinta marcha y ponerse a 160 kilómetros por hora en tercera.

Asegura también que el cambio que ha inventado se puede realizar en todos los aparatos y vehículos que funcionen con un motor de explosión como las motosierras o los barcos.

Ahora Trilla quiere dar a conocer su creación al resto del mundo, pero antes ha tenido la precaución de patentar el invento en una consultoría de la propiedad intelectual barcelonesa, que ha confirmado la certificación oficial del invento, aunque tiene pendiente la comprobación de si funciona realmente.

Trilla ha intentado ponerse en contacto con diversos organismos y universidades con el fin de que conozca su idea, certifiquen que funciona y le digan si es viable su comercialización. 'Ya tengo 83 años y no quiero saber si mi invento triunfa por dinero sino por la satisfacción personal de haber inventado algo que permite reducir los consumos de gasolina ahora que todo está tan caro'.

Como suele ser habitual en estos casos, la capacidad creativa de Trilla no se reduce a este único invento. Hace más de 50 años, según ha contado, patentó unas alfombrillas eléctricas para calentar los pies cuando se circula en moto y que presentó en la muestra internacional de Mónaco.