Publicado: 13.08.2008 19:44 |Actualizado: 13.08.2008 19:44

¿Por qué parecen iguales los chinos?

La dificultad para diferenciar a los asiáticos, objeto de varios estudios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Muchos occidentales se han preguntado alguna vez por qué todos los chinos son tan parecidos, y más cuando la atención mundial está depositada en los Juegos Olímpicos de Pekín. Pero, ¿es real su semejanza o se trata sólo de una sensación? La respuesta a esta pregunta ha sido objeto de numerosos trabajos científicos centrados en analizar por qué resulta tan difícil para el occidental diferenciar entre sí a los asiáticos.

Según los estudios realizados hasta el momento, el problema se debe a que los occidentales están poco “entrenados” para diferenciar a los orientales debido a que no suelen convivir con ellos. Además, otros trabajos en curso apuntan a que occidentales y orientales siguen estrategias diferentes a la hora de hacer un reconocimiento facial. Así, mientras que los primeros miran inicialmente a los ojos y después a la boca, los asiáticos miran directamente a la nariz.

Estas investigaciones, que están desarrollando científicos de la Universidad de Glasgow (Reino Unido) dirigidos por el profesor de Psicología Roberto Caldara , se basan en el análisis de movimientos oculares de dos grupos de occidentales y asiáticos. La diferencia en la forma de mirar es un elemento que los científicos no esperaban encontrar, ya que hasta ahora se pensaba que el proceso triangular de visualización del rostro (mirando primero a los ojos y luego a la boca) era común a todos los humanos.

La explicación que los investigadores dan a este hecho se basa en las diferencias culturales. “Los europeos son muy individualistas y los asiáticos son muy colectivistas; ellos toman las decisiones en grupo y no le dan tanta importancia al individuo”, afirma Caldara. Esto –explica el psicólogo– influye en su modo de percibir el mundo, de forma que miran a la nariz porque para ellos es de mala educación mirar a los ojos y porque es el mejor punto para obtener una representación global del rostro.Al estar en el centro de la cara, se puede ver todo al mismo tiempo.“Sin embargo, nosotros los occidentales miramos por partes: primero un ojo, después otro y por último la boca”, afirma el investigador.

“En cualquier caso, lo importante es que este estudio revela que lo que pensábamos que era universal no lo es, por lo que debemos tener cuidado a la hora de generalizar” concluye el psicólogo.

La respuesta que se ha dado hasta ahora al hecho de que, por ejemplo, los europeos no distingan con precisión a los chinos, se conoce como el “efecto de otras razas” (ORE, según sus siglas en inglés). Este efecto se produce porque los rasgos de los asiáticos son muy distintos a los de los occidentales y por eso, al no estar acostumbrados a ellos, éstos no pueden procesar con exactitud sus características faciales.

El efecto ORE es un fenómeno desmostrado empíricamente en numerosas investigaciones y aceptado por los especialistas, y también lo confirman los estudios realizados por el equipo de Roberto Caldara. Pero estos expertos ya habían hecho antes otras investigaciones que desvelaban que el problema de distinción no sólo se produce a causa del ORE, sino también por motivos culturales.

De este modo, sus estudios muestran que las dificultades para reconocer a personas de otras razas se deben más a una falta de convivencia con ellas que a las características físicas. “No diferenciamos a los chinos porque, al no convivir con ellos, no estamos habituados a reconocer a gente con esos rasgos; no estamos entrenados para ello”, asegura Caldara.

Además, el psicólogo puntualiza que aunque un occidental viviera en un barrio chino, seguiría sin distinguirles si no se relaciona con ellos. “Para ello deberían formar parte de nuestro entorno personal, de nuestra vida; deberíamos conocerlos y esforzarnos por distinguir entre uno y otro, pero como normalmente no tenemos esa necesidad de acercamiento, los acabamos metiendo a todos en el mismo saco”, afirma el especialista.

También en torno a la segregación como posible causa del peor reconocimiento físico de gente de otras razas gira un estudio de la Universidad de Miami (EEUU) publicado en la revista de la Asociación para la Ciencia de la Psicología estadounidense. Su conclusión es que “no las reconocemos bien porque tendemos a clasificar a las personas como de nuestro grupo o de fuera de nuestro grupo, según su clase social, aficiones y otros parámetros entre los que se encuentra la raza”.

A juicio de los autores, “con frecuencia las personas dividen el mundo entre nosotros y ellos, es decir, dividen en grupos sociales según su raza, nacionalidad u ocupación”. Por este motivo, los científicos sostienen que los problemas de reconocimiento pueden ocurrir sin necesidad de que las personas sean de distinta raza o tengan un físico diferente, de forma que lo que está en juego es mucho más que una falta de familiaridad con sus rasgos.

Así, al igual que el equipo de Roberto Caldara, los investigadores de la Universidad de Miami defienden que hay un poco del efecto ORE, pero mucho de cultura.

Por su parte, el psicólogo del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid Guillermo Fouce coincide con lo apuntado en las últimas investigaciones. “No estamos acostumbrados a mirar las diferencias entre chinos igual que no sabríamos diferenciar entre 12 tipos de nieve como hacen los esquimales”, explica el psicólogo.

Por ello tendemos a igualarlos a todos, en un proceso que en psicología se llama de estereotipia. “Es un mecanismo muy común al que recurrimos porque no podemos asimilar toda la información al mismo nivel de espeficidad. Los asiáticos también lo hacen porque ellos también nos perciben iguales a nosotros, y por eso nos engloban dentro del grupo de los occidentales” asegura Fouce.

“Hay un desconocimiento cultural bastante grande porque no es que veamos a todos los chinos iguales, sino que les vemos iguales a ellos, a los coreanos y a los japoneses, incluso también a los africanos”, indica. Por eso –sostiene Fouce– el funcionamiento social lleva a crear estos estereotipos culturales para manejarse mejor. “Lo que está claro es que entre los asiáticos se identifican simplemente por el rostro, y eso demuestra que, evidentemente, los chinos no son iguales”, sentencia el psicólogo.