Público
Público

Los restos de sapiens más viejos de Europa

Dos estudios afirman que el humano moderno llegó al continente miles de años antes de lo que se creía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Decenas de miles de años antes de que existiesen Grecia y la palabra crisis, en un tiempo en que la economía consistía en llegar al día siguiente sin morir de hambre o de frío, sucedió en Europa un encuentro clave en la historia de la humanidad. Un neandertal y un Homo sapiens llegado de África se miraron por primera vez, inaugurando una relación de muchos siglos durante la que ambas especies tuvieron hijos y que terminó repentinamente con la desaparición de una de ellas y el triunfo de la otra. Según dos nuevos estudios publicados hoy, ese encuentro fundamental pudo suceder varios miles de años antes de lo que se pensaba.

Los trabajos, publicados en Nature, han revisado fósiles humanos hallados hace décadas en Italia e Inglaterra. Su conclusión es la misma: los restos pertenecen a los humanos modernos más antiguos de los que se tiene constancia. Los resultados confirman que neandertales y sapiens convivieron durante milenios y, en el caso de Italia, cuestionan que aquella especie fuese capaz de desarrollar collares y otros adornos indicativos de una inteligencia al nivel de sus primos los sapiens.

Los vestigios más antiguos pueden tener hasta 45.000 años

El primer estudio se centra en dos molares de niño hallados en Apulia (Italia) en 1964 y atribuidos a un neandertal que vivió hace 35.000 años. Los restos eran especialmente importantes pues a su lado se hallaron collares de conchas, útiles de hueso y pigmentos indicativos de que sus dueños tenían pensamiento complejo y cultura. Se trataba de una colección de útiles que los expertos llaman de 'transición', pues están a medio camino entre las herramientas de piedra típicamente neandertales (musterienses) y las de los sapiens (auriñacienses). Los restos italianos se atribuyeron al uluzziense, una versión local de esa transición tecnológica.

El nuevo estudio ha vuelto a analizar los dientes y a datar los collares de Apulia. Su veredicto es que son de humano moderno, lo que indica que, en Italia, las culturas de transición eran cosa de sapiens. También muestra que los dientes tienen entre 45.000 y 43.000 años, los más antiguos de Europa. Hasta ahora, los restos de sapiens más antiguos eran los de Pestera, en Rumanía, de entre 42.000 y 37.000 años, pero hallados sin útiles ni adornos. 'Es seguro que ambas especies coexistieron en Italia', explica Stefano Benazzi, investigador de la Universidad de Viena y coautor del estudio. 'En el norte del país y en esa época se conocen yacimientos coetáneos de neandertales y otros uluzzienses, que ahora sabemos que fueron de humanos modernos', señala. Aunque aún está por demostrar, el experto apunta que otras culturas de transición, como la chatelperroniense de Francia y España, podrían estar también mal atribuidas a los neandertales, que perderían así un rasgo de sofisticación considerado típicamente moderno.

Los resultados cuestionan la inteligencia de los neandertales

'Ahora sabemos que ambas especies coexistieron miles de años', explica Chris Stringer, paleontólogo del Museo de Historia Natural de Londres y autor del segundo trabajo, que ha analizado una mandíbula hallada en 1927 en Devon (Reino Unido). Un estudio anterior señalaba que tiene entre 36.000 y 34.000 años, pero el nuevo análisis de Stringer, basado en los sedimentos en los que se encontró el fósil, arroja fechas de entre 44.000 y 41.000 años.

Tras milenios de coexistencia, los neandertales desaparecen hace unos 30.000 años. Los últimos se refugian en el sur de España. ¿Tuvieron que ver algo los sapiens en su desaparición?

En el sur de Europa sí, apunta Stringer. 'Sapiens y neandertales competían por la caza e incluso por las cuevas. Saber que los humanos modernos fueron una influencia desde hace más de 40.000 años significa también más tiempo de presión sobre los neandertales'.

'Ambas especies compitieron por caza y cuevas', dice un científico

Estos estudios van a suponer 'un lío para los arqueólogos y paleontólogos', advierte Antonio Rosas, investigador del CSIC y experto en neandertales, en referencia a lo que el trabajo italiano implica para otras culturas de transición atribuidas a los neandertales. También advierte de que los márgenes de error de las dataciones, en ocasiones de 2.000 años, hacen cada vez más difícil 'afinar' las fechas.

Las nuevas estimaciones 'no implican ninguna sorpresa ni cambio en las interpretaciones que teníamos sobre los periodos de coexistencia de sapiens y neandertales', opina María Martinón-Torres, experta en dentición de homínidos del Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana (Cenieh). La investigadora señala que los rasgos usados para atribuir los dientes a humanos modernos pueden ser 'orientativos, pero no diagnósticos, es decir, que no aportan certeza'.