Público
Público

Microsoft intenta redimirse con Windows 7

La compañía de Redmond presenta la versión en pruebas del sistema operativo que sustituirá a Windows Vista. Está disponible para su descarga a partir de este viernes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Windows 7 será el mejor de todos los Windows', ha asegurado el consejero delegado de Microsoft, Steve Ballmer, en la conferencia inaugural de la feria de consumo CES donde ha anunciado el las características del que será su nuevo sistema operativo. Pese a que falta un año para su lanzamiento definitivo, esta madrugada, 2,5 millones de personas podrán descargar la versión en pruebas de Windows 7 a través de la página de la compañía, aunque no en castellano. Aún es pronto para decir si Ballmer tiene o no razón en sus afirmaciones, pero sí parece un hecho que Windows 7 no lo tendrá demasiado difícil para causar una mejor impresión en el usuario final de la que le ha dejado Windows Vista.

La compañía habla de 180 millones de licencias vendidas de Vista hasta el pasado octubre mientras, según la consultora Forrester Research, a principios de 2008 sólo se había instalado en el 6,3% de los ordenadores de empresa, y que el pasado octubre sólo uno de los 25 portátiles más vendidos de Amazon lo integraba.

Windows 7 se construye sobre la base de Vista y no supone un paso atrás

Más allá de esas cifras, el predecesor de este flamante Windows 7 ha conseguido un hito histórico y no precisamente del que sentirse orgulloso: que buena parte de los usuarios prefieran seguir utilizando un sistema operativo del año 2001, Windows XP, y que se manifiesten en la Red para que la compañía amplíe sus fechas límite de comercialización y soporte.

Windows 7 no es un sistema rompedor. Tampoco es un paso atrás con respecto a Vista en lo relativo a requerimientos técnicos ni en su apariencia externa. La novedad, según la presentación que la compañía realizó ayer en Madrid, estriba en cómo se administran esos recursos en forma de código.

Bill Gates empezó a hablar en público de este sustituto a principios de 2008. Los expertos interpretaron Windows 7 se instalaba ya en el discurso de la compañía para que los usuarios de este sistema operativo miraran hacia el futuro en lugar de centrarse en el presente o en el pasado que representa XP. La directora de la división de Windows de Microsoft Ibérica, Verónica Olocco, desmiente esta teoría: 'Microsoft va a lanzar Windows 7 cuando han pasado tres años desde el lanzamiento de Vista', e insiste en que la adopción o no de un sistema operativo depende en gran medida de la renovación de los equipos, que a su vez depende de los países, y no sólo de la imagen que se tiene del mismo.

El trabajo con pantallas táctiles ha sido una de las características mejor recibidas

El especialista en audiencias de Microsoft Paulo Valente puntualiza que 'es difícil comparar los ciclos de vida de XP con los de Vista. La adopción de XP no fue genial. El salto de Windows 2000 a XP también fue difícil, y al cabo de cinco años a todo el mundo le parecía estupendo'.

Aprender de los errores

Windows 7 trata de ser un sistema operativo robusto que no consuma tantos recursos como Vista aunque, como matiza Olocco, 'se construye sobre la base de Vista'. Olocco reconoce que en el lanzamiento de Vista hubo problemas tanto de compatibilidad con el hardware como de rendimiento, pero también sostiene que esos problemas a día de hoy se han solucionado mediante parches. 'El Vista del lanzamiento no es el producto que existe actualmente', añade.

Vista consiguió que los usuarios se manifestasen en favor de un sistema de 2001

Windows 7 pretende ser el resultado de mezclar la llamativa interfaz de Vista con las prestaciones que ya se implementaron con éxito. A ello se le han añadido mejoras en la gestión de los recursos optimizando el código en el que se basa el sistema operativo para que sea capaz de ofrecer más prestaciones con los mismos requerimientos técnicos de los equipos. 'El resultado es un sistema operativo que ayuda a simplificar las tareas básicas, que consigue que el usuario haga lo que quiere hacer mejor y de forma más rápida', resume Olocco.

Intuitividad mejorada

Windows 7 está basado en tres pilares: que sea sencillo trabajar con todo tipo de dispositivos externos, las pantallas táctiles y la mejora del trabajo en red, tanto de forma interna como en Internet. La integración con las pantallas táctiles ha sido la prestación mejor acogida por parte de los usuarios de la Red. Permite trabajar en ordenadores de pantalla táctil de forma similar a como Microsoft ya mostrase en su día con su mesa Surface, maximizando y moviendo documentos e imágenes con los dedos. Aunque por el momento se han hecho incursiones contadas más allá de los tablet pc (portátiles táctiles) los fabricantes de equipos comienzan a tener en cuenta esta funcionalidad. Un ejemplo de ello es el ordenador HP TouchSmart IQ800, que nace con la idea de poder prescindir del teclado y el ratón para trabajar.

En cuanto al trabajo en red, la compañía ha anunciado la mejora en la detección automática de nuevos equipos. Esta funcionalidad encaja con la idea de los dispositivos interconectados en el que Microsoft insiste desde hace varios años, y que pretende convertir a su sistema operativo propietario en el corazón que bombea a varios de los aparatos del hogar.

 ¿A qué corresponde la mala imagen que los usuarios tienen de Windows Vista? Esta es la pregunta que trataba de responder Microsoft, convencida de la calidad de su producto, con el denominado ‘experimento Mojave’. En él, invitó a 140 estadounidenses que tenían una mala imagen de Vista a probar un nuevo sistema operativo, de nombre en clave Mojave, y expresar su opinión sobre él. Según Microsoft, el 94% de los participantes valoró Mojave como muy superior a Vista. La valoración obtenida por ambos sistemas fue de un 8,5 para el primero y un 4,4 para el segundo. Sólo había un detalle por mencionar: el sistema que estaban probando era Vista en ambos casos. Formaban parte de una prueba que demostraba, dice Microsoft, que la imagen que tienen los usuarios de este sistema no siempre se corresponde con las posibilidades que ofrece, tras múltiples revisiones. Pese a estos resultados, las voces más críticas de la Red dudan de la fiabilidad de este experimento argumentando que se trata de una estrategia publicitaria de Microsoft.

Windows 7 será el sistema que convivirá con el estallido del denominado ‘cloud computing’ o ‘informática en las nubes’.
Planteada como la informática del futuro, rompe con la idea de las aplicaciones instaladas en el ordenador a cambio de trabajar on-line en una estructura de servidores.
Aunque su implantación no afecta directamente a Windows 7, las aplicaciones que se desarrollen bajo el ‘cloud computing’ sí pueden influir, a medio plazo, en lo que los usuarios esperan que debe ofrecerles un sistema operativo.
La directora de la división de Windows, Verónica Olocco, mantiene que “Windows 7 ya tiene un componente importante de ‘cloud computing’ y también del mundo off-line”, y añadió que la integración del sistema operativo con las aplicaciones de, por ejemplo, Office on-line o Windows Live ya suponen una integración con la informática ‘en las nubes’.
Para el especialista en audiencias de Microsoft, Paulo Valente, el ‘cloud computing’ “va a afectar a todos los sistemas porque supone una nueva forma de trabajo, pero no va a significar que el usuario lo tenga todo on-line”. 

Microsoft ha optimizado Windows 7 para el trabajo con los dispositivos externos más comunes como teléfonos móviles, reproductores multimedia o cámaras. La herramienta ‘Device Stage’ ofrece una ventana personalizada para cada dispositivo en función de sus características, al contrario que con Windows XP, en el que los mensajes de los distintos dispositivos eran idénticos. 

El nuevo sistema operativo está basado en la interfaz gráfica que ya pudo verse en Windows Vista, aunque la compañía asegura que se ha mejorado el rendimiento que ofrecía el anterior sistema operativo. Incluye ‘multi-touch’, una funcionalidad muy visual que, al instalarlo en dispositivos táctiles, permite trabajar con los dedos en la pantalla. 

Una mejorada barra de herramientas permite que los iconos de acceso rápido almacenen también los archivos abiertos. Según Microsoft, los usuarios puede ir más rápido a los documentos con los que están trabajando así como ejecutar órdenes en las miniaturas, como en el caso de los vídeos reproducidos mediante Windows Media. 

Buscar un documento perdido en Windows XP siempre ha sido complicado. Microsoft mejoró el sistema de búsquedas en Vista, y afirma que lo ha mejorado más aún en Windows 7. Las denominadas ‘jump lists’ son listas que se organizan de forma automática y que, en el menú de inicio y la barra de tareas, muestran las aplicaciones y los archivos más utilizados y en los que se ha trabajado recientemente.