Público
Público

Nokia, a por la comunicaciones en los portátiles

La compañía finlandesa de móviles acaba de adquirir Huawei, el gigante de las comunicaciones y la telefonía chino

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Nokia tiene claro que su futuro no puede sustentarse exclusivamente en la fabricación y distribución de teléfonos móviles. Después de convertirse en una gran compañía de móviles a nivel mundial, Nokia se ha centrado en ofrecer nuevos servicios digitales de contenidos y ha hecho un esfuerzo especial en avanzar en el sistema operativo Symbian, que ya es suyo al cien por cien.

Ahora la compañía tiene previsto adentrarse en el creciente mercado de las conexiones a redes inalámbricas en los ordenadores portátiles. Para ello, han adquirido el gigante del mercado chino, Huawei Technologies, especializado en la fabricación de terminales y módems USB. Nokia ya intentó entrar en el negocio de los dispositivos de conexión a redes inalámbricas en los portátiles a finales de 2006, desarrollando un módulo 3G para portátiles junto con Intel. Sin embargo, el acuerdo duró unos pocos meses.

Con esta adquisición y con la experiencia adquirida en el anterior acuerdo con Intel, Nokia comenzará a despachar dispositivos de conexión inalámbrica a Internet de inmediato, señala Tapio Markki, vicepresidente de componentes hardware en Nokia. 'Usando estas capacidades, creemos que estamos bien posicionados para convertirnos en los principales proveedores de soluciones HSPA. Está previsto que el mercado HSPA crezca muy rápidamente durante los próximos años', dijo Markki.

Aunque Nokia no ha querido aún hacer comentarios sobre los modelos de los módem 3G que comenzarán a lanzar, ni los precios de los dispositivos, sí ha aclarado que seguirán el modelo de negocio habitual para este tipo de dispositivos. Así, se venderán principalmente a través de los operadores de telefonía y vinculados a servicios.

Strategy Analytics dijo que espera que el mercado mundial de los módem USB externos y las tarjetas de PC crezca hasta los 26 millones de unidades el año próximo, desde los 20 millones de este año. 'En particular, los operadores europeos, como Vodafone, están promoviendo agresivamente, y rebajando, estos dispositivos ahora, porque los ven como un dispositivo secundario que proporciona ingresos adicionales para los operadores más allá de la venta del terminal tradicional', señala Neil Mawston, de Strategy Analytics.