Público
Público

El nuevo GPS no distorsionará las señales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El sistema de localización GPS fue desarrollado inicialmente con fines militares y, aunque después se permitió su uso civil, el Departamento de Defensa programó la tecnología para que parte de las señales que se emitieran funcionaran con un error de varios metros e impedir así supuestos ataques enemigos.

Aunque el Pentágono ha difundido que desde el año 2000 ya no distorsiona las señales de ninguna forma, también se apresura a insistir en que, a partir del momento en el que se empiecen a utilizar los nuevos satélites, se eliminará de forma permanente esa posibilidad.

El miedo a Galileo

Esta nueva red sin errores forzados entrará en funcionamiento en el año 2013, fecha en la que el sistema estadounidense tendría que competir teóricamente con el europeo Galileo, un proyecto que ya se ha retrasado en varias ocasiones debido a problemas de financiación.

La noticia en la modificación de la red de satélites ha coincidido con un anuncio de la Comisión Europea, en el que asegura que va a financiar los 2.400 millones de euros adicionales que son necesarios para reflotar el proyecto.

Galileo busca liberar a los países europeos de su dependencia del sistema militar estadounidense.

Mientras llega, Europa debería tener listo en 2008 un sistema que mejora la calidad de las señales del GPS y cuya precisión será de menos de cinco metros. Para ello, una serie de bases en la tierra corregirá los posibles errores de posición de los satélites. Este sistema, bautizado EGNOS, formará parte de Galileo.