Público
Público

Valencia cierra laboratorios para ahorrar luz

El comité del Príncipe Felipe denuncia la clausura de cuatro unidades de investigación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Centro de Investigación Príncipe Felipe (CIPF), ubicado frente a la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, se está quedando vacío. Cuatro de los laboratorios, en los que hace tres meses trabajaban científicos investigando enfermedades como el cáncer, van a cerrase hasta nuevo aviso. Se debe a una decisión de la dirección del organismo con la que se pretende 'reagrupar' a los científicos y 'ahorrar luz y aire acondicionado', según han explicado a este diario fuentes del comité de empresa del CIPF.

En noviembre, este centro creado en 2005 por la Generalitat Valenciana vivió un expediente de regulación de empleo (ERE) sin precedentes en el que se despidió a más de 100 de sus 250 empleados. Catorce líneas de investigación quedaron canceladas. El vacío dejado por los científicos despedidos ha obligado a reorganizar el espacio, que de repente se ha quedado demasiado grande para aquellos grupos de investigación que sí han logrado quedarse. 'Sobran aparatos para tan poca gente', explican desde el comité.

Los responsables del centro reagrupan a los científicos no despedidos

Los cuatro laboratorios cuyo cierre planea la dirección del CIPF están equipados con la tecnología necesaria para realizar las investigaciones biomédicas punteras para cuya realización fue concebido y financiado este centro con fondos del Gobierno valenciano. Cada unidad tiene 'sala de cultivo, incubadora, centrifugadora, PCR, nevera...' , explican en el comité de empresa. Según las mismas fuentes, cada laboratorio ha supuesto una inversión de unos 60.000 euros y explican que, por el momento, las instalaciones no serán usadas por ningún equipo.

La dirección del CIPF no atendió ayer las llamadas ni los correos electrónicos enviados por este diario para que explicase estos planes.

Hasta que comenzó a atravesar problemas, el CIPF se había financiado mayoritariamente con subvenciones aportadas por la Generalitat. En 2009 el Gobierno valenciano puso 9,8 millones de euros. En 2011, la aportación se redujo a 4,6 millones, un recorte que forzó el ERE impuesto por la Generalitat, el primero en un centro de investigación en toda Europa, según denunció entonces Rafael Pulido, expresidente del comité de empresa del CIPF.

Los laboratorios están valorados en un total de 240.000 euros

Los científicos y técnicos que aún trabajan en el CIPF verán un nuevo recorte este mes. En su nómina de enero se hará efectivo el recorte de un 12% de su sueldo que se había dispuesto como medida de ahorro, además de los despidos.