Público
Público

El 15-M despierta viejas pasiones

Ben Morea, el activista que lideró la lucha anarquista de los años setenta en Nueva York, viaja a España para conocer el 15-M

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ben Morea, de quien no se conoce fotografía en los últimos 30 años, no hubiera pasado de adolescente problemático y drogadicto prematuro si en los años cincuenta no hubiera contactado con la escena beatnik, el arte y su proyección política. En la década siguiente impulsó el grupo Black Mask, inspirado en el dadaísmo, el surrealismo y los anarquistas españoles de Buenaventura Durruti, para organizar manifestaciones frente al MoMA y Wall Street.

'Ni somos artistas ni somos anti-artistas. Somos creativos y revolucionarios que se dedican a construir una sociedad nueva, pero tenemos que destruir el travestismo. ¿Qué arte reemplaza a los cuerpos ardiendo y las mentes muertas que la sociedad está creando?', preguntaba Black Mask en 1967. 'Vengo a España porque me han invitado, conocer gente distinta siempre es interesante. Puedo aportar mis ideas, pero nunca diré a nadie lo que tiene que hacer o cómo debe pensar', afirmaba ayer el Morea del año 2011.

'Aquellos que creen saber que esto sólo es un juego son de quienes debemos preocuparnos'

Veterano de la lucha anarquista en EEUU, el pensador y activista político Ben Morea acaba de cumplir 70 años con un regreso inesperado. Este revolucionario urbano que lideró el movimiento The Family, popularmente conocido como Up Against The Wall Motherfucker, rompe ahora tres décadas de total ostracismo para asistir en directo a la ola de movilizaciones sociales que sacude Europa y el norte de África. Atiende a Público desde Oporto, primera parada de una gira europea que el viernes llegará a Madrid. 'No soy consejero ni asesor para nadie. Podemos hablar de historia, de la historia que he vivido, pero no esperen consejos', advierte este veterano defensor de la conciencia de clase. Y empieza a hablar de una historia que merece la pena ser recordada.

Morea, que, antes de retirarse a una vida eremita, inspiró a Valerie Solanas el intento de asesinato de Andy Warhol en 1968, habla sin tapujos del 'optimismo' que le ha insuflado la rebelión ciudadana de los indignados. 'Estoy encantado con lo que está ocurriendo. Demuestra que la juventud se acerca al mundo actual con mayor sentido. Es la gente joven la que quiere encontrar el sentido real de las cosas', afirma el activista. 'Vivimos un momento para el cambio, para los cambios de todo tipo: en los comportamientos políticos y económicos, pero también de índole social, sexual, cultural', explica Morea, que está convencido de que esta revolución callejera tendrá recorrido. 'Por supuesto. Estoy convencido de que habrá resultados efectivos. Claro que tendrá consecuencias. Ahora todo está empezando, pero tendrá un recorrido más largo de lo que algunos imaginan. Estoy interesado en este principio, y ahora no pienso tanto en los resultados finales', asegura antes de recomendar lo siguiente: 'Si toda la gente que está en las calles sabe lo que quiere, deben hacerlo o al menos seguir intentándolo. Y creo que saben bastante bien qué quieren en estos momentos', advierte Ben Morea.

'La rebelión demuestra que la juventud se acerca al mundo actual con mayor sentido'

Perro viejo de la lucha callejera (en 1968 dirigió la ocupación de la Universidad de Columbia y saboteó una 'gala cultural burguesa' tirando basura a la fuente del Lincoln Center de Nueva York), Morea reconoce que la actual ola de protestas le sorprendió. 'Nadie esperaba esta crisis y aquí está. Pensaba que ya no había ninguna posibilidad de que algo así ocurriera. Quizá esperaba algo nuevo en el norte de África, pero no en Europa. Pero no soy ningún profeta. ¿Quién iba a decir en 1917 que todo lo que vino después sería posible?', analiza. Y la cosa, avisa, va en serio. 'Aquellos que saben o creen saber que esto sólo es un juego son de quienes debemos preocuparnos. Y todos los que quieren, todos los que queremos que no se repita un final decepcionante, todos los que creemos que es un momento para el cambio, debemos seguir trabajando', añade Morea, que se inspiró en el poeta negro Amiri Baraka para alentar la revolución urbana al grito '¡Up Against The Wall Motherfucker!' y se alió con los grupos de rock MC5 y Canned Heat para amplificar el ruido.

El 15-M cogió al poder con el paso cambiado en España. ¿También en EEUU? 'Algunos están preocupados y otros incluso están contentos por lo que está pasando en Europa y África, pero son minoría. La mayoría de los americanos no entienden qué está ocurriendo', asegura

Morea también tiene sus propias recetas para la situación actual en Europa. 'Yo diría que la Unión Europea no es buena opción para recomendar a nadie', dice el activista, pese a que muchos de los países que antes estaban en la órbita soviética ven ahora la UE como la solución a todos sus males. 'La UE no es el futuro soñado. Nunca he creído en el Estado, creo más en la autonomía del individuo y en la autonomía de colectivos de individuos organizados. Es mejor potenciar la autonomía en lugar de alentar la obligación de estar unidos. Que haya países que vean la UE como solución a todos sus males no me gusta. No me gustan las uniones forzadas, y ya se está viendo que la UE no ha sido capaz de responder a las crisis de sus miembros'. Morea, por tanto, cree que hay margen para la acción alternativa. 'Si lo que está ocurriendo no te convence, sólo tienes que mirar todo lo malo que nos rodea. Siempre hay alguna forma de intentarlo. Ahora hay que seguir plantando cara'.