Público
Público

ARCO no encuentra coleccionistas

A una semana del inicio de la 30 edición de la feria de arte contemporáneo, las iniciativas del nuevo equipo de dirección no logran atraer suficientes inversores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las nuevas generaciones de coleccionistas siguen sin aparecer cuando sólo queda una semana para el arranque de la nueva era de ARCO. 'Por cada diez que dejan de coleccionar, se crean dos nuevos', resume Narcís Pujol, que es uno de los inversores incondicionales en la feria de arte contemporáneo, que este año se la juega. Carlos Urroz está llamado y obligado a ser el director que salve de la caída mortal a la feria que el año pasado protagonizó las crónicas negras de un mercado que no despega, asediado por un IVA más alto que en el resto de Europa y una nueva ley de mecenazgo que tarda tanto en llegar como sus ventajas fiscales para quienes decidan invertir en arte.

Por si fuera poco, este año las instituciones museísticas están bajo mínimos. El director del Centro de Arte Galego Contemporáneo, Miguel Von Hafe, reconoce a este periódico que este año tiene un presupuesto de 6.000 euros para comprar en ARCO.

'El coleccionismo español es doméstico', dice un galerista

Treinta años después de la fundación de la feria, Urroz ha inventado un programa para el rescate. Entre las novedades más llamativas que propone destaca un departamento de asesoramiento gratuito para coleccionistas primerizos. First Collector está organizado por la empresa Arte Global, que desde hace semanas atiende las peticiones de ayuda en compras. Los futuros coleccionistas se reunieron con los asesores para perfilar sus gustos y una vez aclarados los intereses el equipo de expertos contratados por ARCO entregó a los nuevos consumidores un dossier con las piezas que podrían interesarles en alguna de las 117 galerías participantes, a partir del próximo día 16.

'Estamos muy contentos con la respuesta. Ifema utilizó su base de datos para llamar a posibles nuevos compradores y creo que hemos conseguido lo que Carlos Urroz demandaba: el fomento del coleccionista. Es la primera vez que se hace algo así en España y Carlos me confirmó que si salían diez sería un éxito. Creo que lo vamos a superar en la próxima semana', afirma a este periódico Elisa Hernando, directora de la empresa que desde 2003 se dedica al asesoramiento.

'Diez coleccionistas no cambiarán el sentido de ARCO, pero es importante este tipo de acciones para fomentar la venta', comenta el galerista Guillermo de Osma. Avisa de que el coleccionista habitual no necesita la ayuda de nadie, porque sabe lo que busca y sólo confía en sus galeristas. 'Mientras no se demuestre lo contrario, el que más sabe del mercado de arte es el galerista', dice. Cuenta cómo este año la crisis económica ha afectado también a los grandes presupuestos y que cuesta encontrar nuevos inversores. A pesar de eso, este año recibirá a una pareja que se va a casar y que ha decidido pedirle a su padre, coleccionista, un regalo de bodas poco habitual: una buena pintura para colgar en casa.

'No espero a ningún nuevo coleccionista', aclara otro

El perfil del comprador al que han atendido es muy variado y el que menos invertirá lo hará con 3.000 euros. 'Los que nos llaman se interesan por arte joven y consagrados. Ninguno por grandes maestros', cuenta Hernando. 'La mayoría del coleccionismo español es doméstico: se compra mucho, pero de bajos precios', explica Luis Valverde, de la galería Espacio Mínimo. Precisamente, de ello se queja el coleccionista Narcís Pujol: 'Necesitamos que las galerías españolas tengan buenas piezas, pero les cuesta generar buenos discursos porque el coleccionismo aquí es paupérrimo. Cuando el coleccionista madura busca la calidad antes que la cantidad, pero las galerías españolas demandan lo contrario: más cantidad que calidad. Lo importante no es lo que me voy a gastar en ARCO, sino si habrá buenos trabajos'.

En esto el coleccionistacoincide con el director del Museo Reina Sofía, Manuel Borja-Villel, para quien la clave de la fórmula de ARCO debería estar fundamentada 'en la calidad de las piezas que se pongan a la venta'. 'ARCO no se puede centrar ni en vender stands, ni en la venta de entradas', resume.

Que la venta de arte en España es una tarea difícil lo demuestra el último estudio realizado para la Federación del Mercado Británico del Arte, que aclara que el mercado mundial del arte se repartió en 2009 de la siguiente manera: EEUU logró una cuota de mercado del 30%; Reino Unido acaparó el 29%; China ascendió al tercer lugar con un 14%; Francia, 11%; Italia y Alemania un 3%; Suiza obtuvo el 1%, y el 9% restante se lo repartió el resto del mundo incluidos países como España, Japón, Canadá o Rusia. Según el informe, el 60% de las ventas mundiales son arte clásico. El resto, arte moderno y contemporáneo.

En términos de facturación, tal y como informa ConxaRodríguez desde Londres, el mercado del arte a través de subastas, marchantes y galeristas alcanzó una facturación de 33.000 millones de euros, de los cuales 9.500 se movieron en Inglaterra, donde el sector da trabajo a 60.000 personas, repartidas en 1.500 casas de subastas y 8.800 galeristas. Londres concentra el mayor mercado europeo dependiente de la importación y exportación de obras de arte.

'No espero a ningún nuevo coleccionista', reconoce Alex Nogueras, de la barcelonesa Nogueras Blanchard. Después de seis años en ARCO afirma que los coleccionistas más activos tienen más de 40 años. 'La gente más joven compra piezas menores por 5.000 euros', dice. Además, asegura que no llegan a ARCO para sorprenderse, porque son personas bastante informadas. Es un público totalmente distinto al que espera atender First Collector. Hace años a esto algunos lo llamaban el 'todo a 100': nunca compras de más de 100.000 pesetas.

Es un año decisivo. Nogueras confiesa que el año pasado le fue mal y este año volverá a dejarse en los días de feria más de 25.000 euros, entre el alquiler del stand, los hoteles y el transporte de las piezas. La galería Espacio Mínimo también ha apostado fuerte, con una inversión en la feria de 40.000 euros. Añaden sus responsables que es difícil hacer del coleccionismo algo duradero, una historia de amor: 'Es un flechazo que a veces llega a convertirse en matrimonio. Otras veces no es más que una aventura de una noche'.

Maduros y con recursos

Guillermo de Osma asegura que el coleccionista es joven hasta los 50 años de edad. Son profesionales liberales y con dos sueldos. Tienen un cargo alto en una empresa importante. Cuentan con un presupuesto que varía entre 5.000 y 30.000 euros. Tienen interés por el valor artístico, pero también por el valor económico. 'No quieren encontrarse que en unos años su compra se devalúa', reconoce De Osma. Además, añade que 'los coleccionistas que no van a supergalerías, van a ARCO'.

Jóvenes y apurados

Los nuevos coleccionistas llegarán a la feria con poco más de 6.000 euros, tal y como reconocen algunos galeristas. Pero no se generan nuevos inversores, tal y como señalan ellos mismos. 'Veo más coleccionistas que dejan de ser activos cada año que nuevos', reconoce el coleccionista Narcís Pujol.

La ley que no llega

Todo el sector señala que es muy importante llegar a un acuerdo en breve de la reforma de la Ley del Mecenazgo para fomentar la inversión de los mecenas en arte. Piden ventajas fiscales para quien invierta y reconocimiento social.

El IVA infla el precio

Los galeristas se quejan desde hace años de estar fuera de los gravámenes propios de la industria cultural. A ojos de Hacienda el teatro, el cine, la música o los libros no son lo mismo que el arte. Esta actividad queda fijada en un IVA del 18%, mientras que el resto tienen que rendir un 9%. Desde el Consorcio de Galerías Españolas piden al Ministerio Cultura que haga de mediadora ante el Ministerio de Hacienda para rectificar y que puedan ser competitivos con el resto de Europa.  

Recorte de galerías: Sólo 190

Carlos Urroz ha reducido la participación de las galerías al máximo para fomentar una propuesta de mayor calidad, con el fin de 'ofrecer una convocatoria más compacta y adecuada al momento actual'.

Más profesional: Contactos y ventas

La Feria se ha volcado en el fomento de intercambios y contactos entre profesionales para contribuir en los objetivos empresariales de las galerías. Carlos Urroz se interesa más por las ventas y menos por las entradas.

Proyecto intenso: De Latinoamérica a Rusia

Arco 40 sólo presentará un máximo de tres artistas; ocho galerías conforman el programa dedicado a Rusia, el país invitado; fomento de la relación con Latinoamérica con la participación de 14 galerías, y 20 jóvenes galerías europeas.