Publicado: 20.01.2016 20:53 |Actualizado: 20.01.2016 20:54

Una campaña en Internet pide una calle en Madrid para el escritor Arturo Barea

Intelectuales, periodistas y escritores han firmado la petición de Change.org, que pretende rendir homenaje al autor de 'La forja de un rebelde'.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Gran Vía de Madrid.

El centro de Madrid, recogido en la obra de Barea, es el lugar propuesto para rendir homenaje al autor de 'La forja de un rebelde'.

MADRID.- "Periodista accidental, escritor por necesidad, sindicalista de corazón y, aunque se lo negaran, español allá donde le llevó el exilio, Barea es un madrileño por derecho propio". Así queda descrito Arturo Barea en una petición de la plataforma Change.org creada con el objetivo de homenajear al autor de La forja de un rebelde con una calle en el centro de Madrid.

Intelectuales, periodistas y escritores, entre los que se encuentran Javier Marías, Antonio Muñoz Molina, Ian Gibson, Elvira Lindo o John Carlin, han firmado la petición que, en cuestión de dos semanas, alcanza las casi 700 firmas de las mil que necesita para ser puesta en marcha. 



El barrio del "Avapies" es el lugar propuesto para recordar a Barea. Un lugar de gran importancia en la vida del autor y que quedó recogido en sus obras : “Si resuena el Avapiés en mí, como fondo sobre todas las resonancias de mi vida, es por dos razones: Allí aprendí todo lo que sé, lo bueno y lo malo. A rezar a Dios y a maldecirle. A odiar y a querer".

La iniciativa pretende, además, otorgar una placa a Barea en uno de los lugares más representativos de la vida del autor: la calle Urosas, actualmente Vélez de Guevara, donde el autor vivió junto con su madre, o en el que fuera su colegio, las Escuelas Pías de San Fernando, que es, hoy en día, la Biblioteca de la Universidad Nacional de Educación a Distancia.

Lápida del escritor Arturo Barea

Lápida del escritor Arturo Barea

Algunos de estos escritores y periodistas ya han recordado al autor en la ciudad británica de Faringdon, lugar donde el autor murió tras pasar 18 años en el exilio y donde ha sido homenajeado con la restauración de su lápida y con una placa en su honor en The Volunteer, pub frecuentado por el escritor. 

Yolanda Sánchez Fernández, Isabel Fernández Suárez y William Chislett, organizadores de dichos homenajes, pretenden con esta campaña recordar al escritor de La forja de un rebelde, obra que estuvo prohibida en España durante 35 años, así como a "la desgarrada sinceridad de su relato sobre la Guerra Civil en Madrid", tal y como recoge el texto de la petición.