Público
Público

"'Cisne negro' confirma los peores prejuicios sobre la danza"

Entrevista a Win Wenders, cineasta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Esta película es una declaración de amor de Wim Wenders a Pina Bausch, a su universo creativo y su sensibilidad. El cineasta alemán pasó 20 años rumiando la mejor manera para llevar al cine el universo emocional y físico de la bailarina y coreógrafa. Pero Pina murió en el año 2009, cuando la producción estaba a punto de empezar, y el proyecto quedó huérfano. 'Nos dimos cuenta de que hacer esta película nos ayudaría a afrontar el dolor por la muerte de Pina', asegura el director. Enfático y vehemente (la entrevista, realizada por correo electrónico, está plagada de exclamaciones y mayúsculas), Wenders habla de dos de los hallazgos fundamentales en su vida: el arte de Pina Bausch y el 3D como la herramienta revolucionaria para contar a 'este ser extraordinario'.

Tras la muerte de Pina Bausch, ¿en qué momento y por qué decidió poner en marcha el proyecto de la película?

'El 3D es el medio ideal para los documentales del futuro'

Pina murió repentinamente y fue inesperado para todos la que la queríamos. Pina y yo habíamos soñado durante más de 20 años con esta película y, de pronto, cuando más cerca estábamos de ella, el sueño se terminaba. Cancelé todo de inmediato. Era un sinsentido hacerla sin ella. Pero sus bailarines continuaron con su trabajo. Incluso en la noche de la muerte de Pina salieron al escenario. Lloraban, pero bailaron porque sabían que eso es lo que ella hubiera esperado de ellos. La danza era para Pina su arma contra la pena y el dolor del mundo, y también contra la muerte. Lo pensaba de veras cuando dijo: 'Bailad, bailad, o estaremos perdidos'.

¿Puede describir la primera vez que vio una coreografía de Pina Bausch?

¡Me quedé alucinado! Lloré a lo largo de la doble sesión de Café Müller y Le sacre de Primptemps. Me emocionó como nunca antes un espectáculo que hubiera visto sobre un escenario. Eso fue en Venecia, en 1985. Y fue una suerte, porque me había resistido. ¡La danza no era para mí!, pensaba. Mi novia por aquellos días tuvo que forzarme. Y luego tuve que agradecerle que hubiera insistido tanto. ¡Aquella noche cambió mi vida!

'La noche que vi una coreografía de Pina Bausch me cambió la vida'

¿Por qué se prolongó el proyecto durante dos décadas?

Primero le hice la proposición a Pina y ella estuvo pensándoselo durante un tiempo. Luego ella me insistiría: '¡Vamos, Wim, pongámonos en serio con esto!'. Llegó un momento en que empecé a imaginar la película, pero me eché para atrás. No es que no quisiera hacerla, hubiera dejado cualquier cosa para hacer ese proyecto con Pina, pero no sabía cómo. Era así de simple. Sentía que mi oficio no tenía lo que era necesario para llevar su obra a la pantalla. Sentía un muro invisible que separaba lo que pasaba en el escenario cuando Pina estaba y lo que yo podía hacer. Y sobre todas las cosas: no quería decepcionarla. La cosa se acabó convirtiendo en una broma privada: '¿Qué, ya sabes cómo? No, aún no, Pina'. Y de pronto, lo tuve claro, con mi primera experiencia como espectador de 3D digital: el concierto de U2. Inmediatamente lo entendí: esa era la manera de hacer la película de Pina. ¡El muro invisible caía! El espacio era una nueva herramienta, una nueva opción para el lenguaje cinematográfico.

¿Por qué rodar a los bailarines en escenarios naturales, en la calle, en fábricas?

'El concierto en 3D de U2: esa era la manera de hacer la película de Pina'

Todos los solos de los bailarines fueron sus respuestas a mis preguntas sobre Pina. Le pregunté a cada uno lo que ya no podía preguntarle a Pina. Los bailarines estaban acostumbrados a este método de trabajo. Con Pina no podían responder a sus preguntas con palabras, sino con sus movimientos y gestos, con el lenguaje de sus cuerpos. Para estas respuestas no tenía un escenario fijo. Y decidí sacar a los bailarines del teatro y llevarlos a las calles de Wuppertal, así como a los alrededores industriales del Rhur. Para nuestras cámaras 3D fue un gozo.

¿Ha cambiado esta película su visión de los cuerpos de los actores en el cine?

Este filme sobre Pina ha sido una revelación para mí, en cuanto a mi concepción del cuerpo y su movimiento en el cine. Aprendí que sabía muy poco sobre el tema. Su gramática y vocabulario en ese terreno era mucho más diferenciado, sutil y rico. Ella había llevado su sensibilidad sobre el lenguaje del cuerpo hasta límites desconocidos para el cine, descifrando nuevas capas. En este sentido, rodar en 3D fue una revelación. Al inicio pensaba que lo mejor sobre el 3D era que aportaba espacio y profundidad a la danza. ¡Pero era demasiado obvio! El gran descubrimiento ha sido cómo el 3D muestra el cuerpo humano. Por primera vez en la historia del cine, los cuerpos tenían volumen. No eran planos, sino curvos y voluptuosos. Y eso dio a los bailarines una nueva presencia para la que ni los blockbusters en 3D que había visto me habían preparado.

'La película fue un proceso sanador y, en ocasiones, divertido'

¿Habría sido este proyecto posible sin el 3D? ¿Qué aporta desde el punto de vista narrativo y emocional?

No habríamos hecho esta película sin la llegada de este nuevo lenguaje. El 3D me permitió no estar mirando desde fuera, sino posicionarme dentro del reino de los bailarines. Y eso crea una condición emocional totalmente distinta para el espectador. Nuestra película no tiene que ver con el tipo de 3D visto en otras películas. Esta es una manera muy natural de ver en tres dimensiones, sin tensión ni trucos.

¿Fue doloroso el proceso?

''Los blockbusters' de los últimos años están a punto de destruir el 3D'

No. Fue importante para nosotros tener una puesta en común sobre la muerte de Pina. Fue más bien un proceso sanador, y, en ocasiones, divertido. A Pina le encantaba reír, no era una persona siniestra. De hecho, algunas de sus piezas más gozosas las hizo en los periodos más difíciles de su vida. Sentimos la presencia de Pina muy fuerte durante el rodaje. Y sólo cuando mostré por primera vez la película a los bailarines, encontré la paz de saber que Pina se hubiera sentido también feliz.

¿Tomó como referencias otros acercamientos a la danza como La danse', de Frederick Wiseman, Las zapatillas rojas' o Cisne negro'? ¿Qué opinión tiene de estos ejemplos?

Vi muchas películas sobre danza en el largo periodo en que no sabía cómo enfocar el proyecto. Pero ninguno de esos filmes, ni siquiera la extraordinaria Las zapatillas rojas, abrieron una puerta para mí. Había un problema general en la relación entre el cine y la danza, no era sólo cosa de mi imaginación. De hecho, Cisne negro salió cuando ya habíamos acabado la película y creo que sólo sirve para confirmar los peores prejuicios sobre la danza. El trabajo de Pina siempre fue en la dirección opuesta. Ella creía que la danza tenía un poder curativo.

¿En el futuro veremos cine de autor en 3D? ¿Qué se imagina?

Estoy convencido de que el 3D es el medio ideal para los documentales del futuro. Llevará al género a un nuevo nivel. Los directores pueden introducir a los espectadores en la vida de los personajes que están retratando de un modo mucho más intenso. En ficción, creo que los cineastas deben probar qué es capaz de hacer para sus historias. La ola de blockbusters de los últimos años no ha mostrado ni remotamente el potencial del 3D, al contrario, está a punto de destruirlo al usarlo sólo como una atracción en sí misma y no cómo una forma nueva para contar historias. Hubo una obra maestra, Avatar, y después de ella, poco más. Los estudios no están interesados en desarrollar el 3D como una fantástica nueva etapa de la historia del cine incluso más poderosa que el paso del cine mudo al sonoro, sino en forrarse con ello y punto.

¿Ha visto el documental en 3D que realizó Werner Herzog casi al mismo tiempo que usted?

Es muy gracioso (Werner y yo hablábamos hace poco de ello y nos reíamos) que los dos hayamos hecho nuestras películas en 3D sin que el uno supiera lo que hacía el otro. La cueva, la película de Herzog, fue un desafío también y Werner se metió en ello fiel a su estilo: sin miedo.

Después de Pina, ¿qué planes tiene?

Poco a poco he empezado a pensar en otro proyecto también en 3D. ¡Estoy enganchado! Siento que estamos arañando la superficie y que todavía hay mucho por descubrir. Junto a un guionista, estoy desarrollando un guión de una ficción íntima, una historia de familia. Pero me temo que nos llevará tiempo. También estaré trabajando en otro documental, un proyecto a largo plazo, pero, por supuesto, también en 3D.