Público
Público

"Creemos en el ojo por ojo, pero no funciona"

Entrevista a John Verdon, autor de No abras los ojos (Roca Editorial)

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La novela Sé lo que estás pensando (Roca Editorial, 2010) se convirtió el verano pasado en uno de los best-sellers más inesperados en España. Con más de 100.000 ejemplares vendidos, esta ópera prima llena de silogismos y juegos mentales aupó a su autor, el desconocido John Verdon, a la lista de los más buscados por los lectores de thrillers. Ahora, este expublicista, que vive en un entorno rural sin televisión y sin nada que le recuerde a su antigua vida en Manhattan, acaba de regresar con No abras los ojos (Roca Editorial), una historia repleta de crímenes sexuales en la que recupera al policía jubilado David Gurney.

Usted ha comentado que sintió mucha presión a la hora de afrontar la escritura de esta segunda novela. ¿Cómo llegó a superarla?

'Me sentía ansioso por cumplir las expectativas y no sabía si iba a conseguirlo'

La presión no fue una mala sensación. Sólo fue algo distinto a lo que sentí cuando escribí el primer libro. La diferencia respecto a la primera novela es que tenía un contrato, con una fecha de entrega fijada, y por tanto me tenía que ajustar a ella. Me tuve que poner a escribir todos los días y no sólo cuando me apetecía hacerlo. Esto me llevo a un estado de ansiedad que no llegué a sentir con Sé lo que estás pensando, ya que esta generó tan buenas críticas que me sentía ansioso por cumplir las expectativas y no sabía si iba a conseguirlo. No quise escuchar ningún comentario sobre aquellos escritores que tras una primera gran novela habían fracasado con la segunda. Hasta que mi mujer no me dijo que la segunda novela era tan buena como la primera, no me relajé.

Uno de los temas que trata en la novela es el mito del pecado original y la violencia contra las mujeres. ¿Quería resaltar esta problemática en EEUU?

En mis libros no pretendo llamar la atención sobre aspectos sociales. Mi interés reside en explorar las formas en las que el mal se manifiesta en la conducta humana, cómo se oculta, cómo nos engaña y cómo una mente bienintencionada debe destaparlo y enfrentarse a él. Por supuesto, no niego que el género negro está mucho más preparado para tratar estas temáticas sociales que otro tipo de géneros literarios. Pero mi objetivo es mostrar los aspectos filosóficos y sociológicos de los conflictos entre el bien y el mal, la verdad y la mentira, la luz y la oscuridad o la confusión y la claridad. Mucho más que en indagar en las implicaciones sociales de tales conflictos.

'No quiero tratar temas sociales, sino explorar las formas del mal en la conducta humana'

Los crímenes sexuales como los abusos a menores y las violaciones también nutren el argumento de esta novela. ¿El sexo aún perturba a los americanos?

No estoy interesado en estudiar las actitudes de los americanos hacia el sexo o hacia las enfermedades sexuales. Utilizo algunos aspectos de esas enfermedades como recurso para contar una historia sobre el dolor y la destrucción, que saca a la luz pública cómo manipulamos a los demás. Por otro lado, creo que las actitudes de los americanos hacia el sexo son cada vez más fragmentadas y son difíciles de definir en un solo conjunto. Depende de la edad, de la procedencia, de la educación, de la religión, etc. La América de Manhattan, por ejemplo, no tiene nada que ver con la América de Misisipi.

Algunos de los personajes muestran opiniones muy negativas hacia los hispanos. ¿Es una muestra del odio que sigue existiendo en Estados Unidos hacia el inmigrante?

'Las actitudes hacia los inmigrantes pueden ser irracionales y a menudo feas en EEUU'

Las actitudes hacia los inmigrantes pueden ser irracionales y a menudo feas en los EEUU. El foco está dirigido hacia los hispanos porque componen a la mayoría de los nuevos inmigrantes. El sentimiento contra los inmigrantes se esconde bajo apariencias falsas, como la discusión entre la legalidad o la ilegalidad o su entrada en el país. Yo creo que tiene mucho más que ver con la xenofobia, el miedo al cambio, los miedos económicos y la desafortunada tendencia humana a culpabilizar a los extranjeros de todos los problemas.

La venganza es uno de los aspectos más relevantes de su nueva novela. ¿Cuál es su opinión sobre el ojo por ojo? ¿Funciona?

Primero de todo, creo que casi todas las personas creen en el ojo por ojo, por no decir todas. Lo que ocurre es que es más fácil de percibir en los otros que en nosotros mismos. A mi me parece que esconde un fuerte deseo de justicia, aunque en realidad no funciona muy bien.

Cuando escribe una novela policiaca, ¿tiene pensada la resolución del crimen desde el principio?

En las novelas sobre criminales descubiertos poco a poco por los esfuerzos de un detective, en realidad, hay dos historias que contar. Se puede escribir sobre lo que el criminal está haciendo o sobre su captura y la resolución del caso. A medida que la novela avanza, las dos historias convergen e interactúan. Cuando yo empiezo a escribir sé mucho sobre el crimen y los descubrimientos que hará el detective. El resto va surgiendo de los personajes, de sus emociones, de sus formas de pensar y de la forma en la que reaccionan.

No abras los ojos' es el segundo libro de una trilogía, tras Sé lo que estás pensando'. ¿Puede avanzar algo sobre la historia del tercero?

Es sobre un asesino en serie que la Policía está segura que atrapará. Gurney entra en el caso como asesor de un joven periodista que está haciendo un documental sobre los familiares de las víctimas. Poco a poco, empiezan a ocurrir cosas terroríficas y Gurney comienza a sospechar que la ley ha tomado la decisión equivocada sobre el caso. Así que empieza su propia investigación para descubrir la verdad, que es mucho más horrible de lo que nadie había imaginado y que, sobre todo, se vuelve mucho más peligrosa para el propio Gurney.

¿Muestran este tipo de crímenes a una sociedad enferma?

Por supuesto que lo hacen. Nos muestran tan enfermos como somos. Yo mismo incluido.

Ha vendido más de 100.000 ejemplares en España. ¿Cómo se explica este fenómeno?

No tengo ni idea. Es un misterio delicioso.