Público
Público

Ir contra las descargas "es como protestar porque exista el frío"

David Bravo, especialista en propiedad intelectual y derecho informático, arremete contra el actual modelo de industria cultural en la Campus Party

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El abogado David Bravo, especialista en propiedad intelectual, participó ayer en la XV edición de la Campus Party en Valencia para dar su visión sobre la polémica de los derechos de autor en relación a Internet. Durante su exposición, el abogado aseguró que el modelo cultural 'no merece ser protegido sino cambiado para que sea más justo'. David Bravo repasó cómo la propiedad intelectual ha evolucionado 'hasta el punto de que lo que ha cambiado es la propia naturaleza del bien', de forma que el bien deja de ser susceptible de ser apropiado y deja de tener la cualidad de exclusión de terceros sobre su uso, explicó.

'Así que ya no hay que plantearse si el autor tiene derecho a limitar su uso sino si tiene la capacidad de hacerlo', comentó Bravo. 'Es como el aire: imposible de ser poseído, e imposible de prohibir a terceros que accedan a su uso'. El especialista en propiedad intelectual reclamó dejar ya el debate de si es o no reprochable el acceso a los bienes culturales y dijo: 'El debate está agotado. Es como protestar porque exista el frío'.

Bravo también habló de cuáles son lo que él denomina 'los costes de exclusión desde manos privadas y públicas para intentar conseguir que se impida el acceso a esos bienes culturales'. Entre ellos, destacó las campañas de concienciación del Ministerio de Cultura, que suponen una inversión pública y se hace, en opinión de David Bravo, 'para excluir a terceros y perpetuar un modelo de negocio injusto y basado en una realidad que ya no existe'.

Como ejemplo, puso el acento en la campaña Si eres legal, eres legal, y mostró con datos del barómetro del CIS el nulo efecto que esa campaña tuvo en su pretensión de cambiar la realidad. 'Los encuestados dicen que dicha campaña no ha cambiado un ápice sus hábitos de descarga de contenidos'. Además, Bravo ha valorado la 'Ley Sinde', asegurando que 'nada ha cambiado en la ley, sino que la Ley Sinde cambia quién decide, como un atajo, para cerrar páginas que los mismos jueces dicen que no hay que cerrar'.

David Bravo también criticó el modelo de industria que se está intentando preservar, que a su juicio 'es un modelo que no merece esfuerzo, sino que merece cambiarlo por otro más justo: el mundo de la música vive la concentración de unos pocos superventas que se reparten la mayor parte del pastel. El 1,75 por ciento de los socios SGAE que se llevan algo (otros muchos no reciben nada), se reparten el 75% de los beneficios', remató.