Público
Público

El electricista de Picasso, heredero por partida doble

Le Guennec es pariente de Nounours, el chófer del artista con una amplia colección

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El electricista de Pablo Picasso, Pierre Le Guennec, cuya colección de obras del artista fue requisada después de que intentase autentificar su procedencia con la familia del pintor, ha resultado ser también uno de los herederos del último chófer del maestro, Maurice Bresnu (conocido como Nounours), poseedor de una amplia colección de Picassos.

La existencia de un lejano parentesco entre Le Guennec y Bresnu se supo ayer, a raíz del aplazamiento de la venta de la colección de Picasso que poseían Bresnu y su viuda, Jacqueline, prevista para hoy en la casa de subastas Drouot.

Fuentes del Etude Blanchet, organizador de la venta de la colección del último chófer del pintor malagueño, fallecido en 1991, explicaron que en principio ignoraban el parentesco. 'No sabíamos. No estábamos al corriente', de todas formas 'son dos asuntos diferentes', subrayaron. La venta fue aplazada 'a petición de uno de los herederos' de Jacqueline Bresnu, fallecida en 2009, no por la policía, ni por ningún miembro de la familia Picasso, recalcaron.

La subasta, que podría celebrarse dentro de unos meses, incluye alrededor de 150 obras, cerca de la mitad procedentes de la llamada colección Nounours. El chófer de Picasso y su esposa no tenían hijos y hubo que hacer una búsqueda genealógica para encontrar a todos sus herederos, pues 'no había contacto entre ellos'.

Pierre Le Guennec, que durante más de 30 años conservó en su garaje cerca de 300 obras de Picasso de gran valor, aseguró haberlos recibido de manos de Jacqueline Picasso en 1971. A diferencia de gran parte de los regalos hechos por Picasso a Nounours, los Picasso conservados por el electricista no están firmados ni dedicados. La familia Picasso, informada de su existencia por el propio Le Guennec y su esposa, Danielle, les denunció por ocultación de obras inéditas.