Publicado: 21.09.2016 09:24 |Actualizado: 21.09.2016 09:24

Eric Dane, de 'The Last Ship': "No
creo que esta serie funcionase si llegásemos a la temporada 10"

TNT estrenó este martes la tercera temporada de ‘The Last Ship’, serie apocalíptica protagonizada por Eric Dane y producida por Michael Bay que ha sido renovada por una cuarta y una quinta temporada y en la que los protagonistas se enfrentan a un virus que ha aniquilado al 80% de la población.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
El actor Eric Dane a su paso por Madrid.

El actor Eric Dane a su paso por Madrid.

MADRID.- Acción, un presupuesto abultado, una trama apocalíptica y un protagonista “que no se hace daño y que consigue a la chica” son los ingredientes de la receta del éxito de The Last Ship, que este martes estrenó su tercera temporada en TNT y cuyo protagonista, Eric Dane, pasó hace unos días por Madrid para presentarla junto al resto de programación del canal. Aquí el enemigo es un virus mortal que ha aniquilado al 80% de la población mundial. En la segunda temporada dieron con la cura y durante la tercera, compuesta de 13 episodios, la misión del USS Nathan James será distribuirla y asegurarse de que llega a todo el mundo. Algo que parece no estar sucediendo.

El gobierno estadounidense tiene noticias de que China no distribuye la cura entre sus ciudadanos y de que en Japón parece haber un nuevo brote de una mutación del virus. Y, claro, el capitán Chandler (Eric Dane), que ha ascendido tras su heroico comportamiento de la pasada temporada, será enviado a la zona junto a su tripulación para atajar el problema de raíz.

Porque si hay alguien que puede arreglarlo ese es Chandler, pero ¿cómo consigue salvar el mundo sin superpoderes ni nada de eso? “Con un barco muy grande”, bromea Dane. “Es una buena pregunta teniendo en cuenta la cantidad de peleas en las que me meto y cómo consigo que no me maten. No sólo que no me maten, si no que no me dejen lisiado de por vida. Tom Chandler es una persona muy valiente, un héroe. Así es como lo han escrito: Tom Chandler, un hombre que no se hace daño y que consigue a la chica”.



Dane, que reconoce que siempre le han llamado la atención los deportes y que cuenta con un pasado juvenil como jugador de fútbol, disfruta más corriendo y huyendo de los soldados chinos que haciendo un lifting facial a una señora, en referencia al personaje que le dio la fama, el doctor Mark Sloan de Anatomía de Grey y del que se despidió hace ya unos años cuando se conjugaron los astros y las agendas y cayó en sus manos el personaje de Chandler. Una cosa llevó a la otra e interpretar a un soldado es algo que para él tiene un plus de sentimentalismo. Su padre sirvió en la guerra de Vietnam y aunque no aceptó el papel para homenajearle, cree que “aunque no es necesario, uno siempre espera que cualquiera que represente un papel así tenga algún tipo de relación con el Ejercito estadounidense y yo tenía la suerte de tener esa relación”.

“La razón porque la que no me plateé ir al Ejercito es porque en ese momento, cuando tuve la oportunidad, no había nada que me inspirase como para alistarme"

¿En algún momento pensó en seguir los pasos de su padre? “La razón porque la que no me plateé ir al Ejercito es porque en ese momento, cuando tuve la oportunidad de plateármelo, no había nada que me inspirase como para alistarme. Para mí la actuación era una pasión, la interpretación era una pasión y no me imaginaba haciendo algo distinto. Si hubiese habido una tercera guerra mundial y me llamase la Armada: tienes que subir a un barco. A lo mejor me lo pensaba”.

'The Last Ship', muy cercana a la realidad

"Cuando tienes niños el mundo empieza a darte miedo"

En The Last Ship el enemigo no es tangible, se trata de un virus. Con tanta serie con apocalipsis en sus argumentos ya sea por alienígenas, inteligencias artificiales, explosiones, robots o cualquier otra variedad del fin del mundo, en la producida por Michael Bay, como en 12 monos, el enemigo es un virus. Y eso, según Dane, da mucho más miedo. “Es algo aterrador, porque es algo que no puedes ver. Porque un robot o un ataque alienígena lo tienes ahí, delante de ti, mientras que un virus mata gente y no lo ves venir hasta que demasiado tarde. Es muy real, coexistimos en este planeta con virus que pueden hacer lo mismo que hace el virus de nuestra serie. Es algo que empezó a darme miedo cuando tuve hijos. Cuando tienes niños el mundo empieza a darte miedo”, analiza.

No le falta razón, más cuando esta serie se estrenó casi en pleno brote del Ébola. Parecía hecho a propósito, pero en realidad fue pura casualidad. “Después de ocho meses de rodar y rodar, mostramos el piloto de la serie y en ese momento es cuando empezó toda la crisis del Ébola. Entonces hubo toda esta sensación de miedo que acompañó al virus del Ébola, porque era una situación no controlada. Empezó a decirse que estaba llegando gente a EEUU con él y que había casos en Estados Unidos. Si eso realmente hubiese ocurrido, no hubiésemos podido controlar la situación, si una persona con este virus hubiese volado a una zona muy poblada, no tengo ni idea de si el 80% de la población mundial hubiese muerto. Quizás un virus como el de nuestra serie no es tan distinto al del Ébola”.

"Lo que ocurre en nuestra serie no es tan lejana a la realidad y eso es lo que atrae el público. No es ciencia ficción es casi ficción no científica"

Este no es el único vínculo de The Last Ship con la realidad, porque en su trama también ha habido conflictos con Rusia coincidiendo en el tiempo con la crisis real entre ambos países. “Estaban pasando cosas que habíamos rodado un año antes”, señala Dane, quien se pregunta en broma si los guionistas tienen una bola de cristal o algo similar. “Lo que ocurre en nuestra serie no es tan lejana a la realidad y eso es lo que atrae el público. No es ciencia ficción es casi ficción no científica. Tenemos suerte, tenemos una serie que ha sido muy oportuna en un momento poco oportuno”. “Da la sensación a veces de que hay muchas series que se aprovechan de lo que está sucediendo y nosotros parece que vamos cinco y seis meses por delante de lo que va a suceder”, continua. “Siempre van por delante, pero a veces la realidad les supera, como cuando tuvieron que retrasar el estreno de esta temporada por el tiroteo en Orlando.

"Me gustaría tratar la política de un modo distinto en la serie"

Entre tanta acción y eventos cuasi reales, lo que echa en falta su protagonista es que se aborden temas más de “política pura y dura. (…) Me gustaría tratar la política de un modo distinto en la serie”. Alaba el trabajo de Mark Moses como el presidente Michener y su construcción del personaje, pero disfrutaría con un toque distinto. Eso sí, cuando le preguntan a quién preferiría el capitán Chandler servir, si a Donald Trump o a Hillary Clinton, no se moja. “Creo que el capitán Chandler diría: ‘El que vote el pueblo. Yo tengo que prestar servicio al presidente del mismo modo que trabajé para el anterior y lo haré para el siguiente’”, argumenta.

Cuánto debe durar una serie

Una serie que va a estrenar ahora su temporada número 13 le dio la fama y la oportunidad de participar en otra ficción que antes de poder ver su tercera tanda de episodios ya ha sido renovada por una cuarta y una quinta temporada. ¿Hasta cuándo debe durar una serie? ¿Deberían tener fecha de caducidad? “Depende de la serie. Con Anatomía de Grey tienes un público muy joven que ha ido creciendo con la serie y llega un punto que han crecido tanto que se van a otra. Entonces la nueva generación, de pronto, la descubre gracias a Netflix en EEUU. Así que ahora tiene todo un nuevo público que está descubriendo la serie. Esto no es algo que ocurra con frecuencia, que pase de una generación a otra”.

"En una serie como The Last Ship, que tienes menos episodios por temporada, es mucho más fácil generar una narrativa. Cinco temporadas es fantástico. No creo que esta serie funcionase si llegásemos a la temporada 10"

El caso de The Last Ship es distinto. “En una serie como The Last Ship, que tienes menos episodios por temporada, es mucho más fácil generar una narrativa. Cinco temporadas es fantástico. No creo que esta serie funcionase si llegásemos a la temporada 10, pero hay series basadas en personajes que te encantan tanto los personajes que te enamoras de ellos y el resto de la trama te da igual. Sólo quieres ver qué hacen estos personajes eternamente y envejecer con ellos”.

Sobre esas dos nuevas temporadas anunciadas, Dane avanza que ahondarán en la mitología de la serie y que se alejarán de esta tercera centrada en el reparto de la cura. En las sucesivas, “Chandler tendrá que redescubrirse”. De momento, 13 episodios de esta nueva entrega, a partir de esta noche, en TNT. Para el resto, aún faltan.