Público
Público

El fenómeno que arrasa entre las series, el 'robo' de historias y personajes al cine

Fox estrena esta noche ‘'Agents of SHIELD', un spin-off televisivo de la franquicia de 'Los Vengadores' que se suma a la larga lista de series cuyos personajes o historias llegaron antes al cine que a la televisión. L&eacut

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cine y series están más cerca que nunca, y no sólo porque el flujo de actores y directores entre ambos medios sea continuo. Cada vez son más los actores de la primera línea de Hollywood que buscan refugio en las series ante la merma de proyectos cinematográficos y el alto nivel alcanzado por la ficción televisiva. También aumentan los directores que dirigen pilotos como forma de dar categoría a un proyecto. Actores, directores... y ahora también historias y personajes. De un tiempo a esta parte el número de series que antes de serlo fueron película ha crecido exponencialmente. Historias y/o personajes en su mayoría sacados de novelas o cómics que tras convertirse en películas de cierta reputación han pasado a emitirse en televisión y por capítulos.

La última en sumarse el grupo -habrá más en las próximas temporadas- ha sido Agents of SHIELD, que Fox estrena en España este viernes (22:20 horas) y que se emite en EEUU desde el pasado 24 de septiembre. Una serie creada por Joss Whedon, quien, en un rizar el rizo, no solo utiliza los personajes de Marvel que el cine ha convertido en una de las franquicias más lucrativas de los últimos años, sino que sus guiones están plagados de guiños a esas películas. A Los Vengadores y también a las aventuras individuales de El Capitán América, Iron Man y Thor. De momento, Hulk sigue sin su capítulo individual en esta nueva saga.

Acción y humor (muy en la línea del que hacían gala otras creaciones de Whedon como Buffy Cazavampiros o Angel) para contar las peripecias de un grupo de agentes sin poderes reunido en torno al Agente Coulson en un mundo de superhéroes. El humano con más carisma de la franquicia murió en Los vengadores y Whedon lo ha resucitado (la primera explicación dada del renacer apunta a que hay más de lo que cuentan en el piloto) para su regreso a la televisión con otra serie con fuertes raíces cinematográficas.

¿Falta de ideas? ¿Miedo a arriesgar? ¿Moda pasajera? Coulson pasó de la tinta y el papel al cine y ahora a la televisión como recientemente han hecho Hannibal Lecter, Ichabod Crane o Norman Bates. Y otros, como Constantine, Drácula y el Comisario Gordon lo harán en un futuro más o menos cercano. Todas estas historias/personajes que ahora regresan convertidas en serie tienen en su poder un arma de doble filo. En el lado positivo, parten con la ventaja de saber cuál fue la acogida de los espectadores tiempo atrás. Por otro, la desventaja de que se tiene una imagen previa de los personajes contra la que actores y guionistas deben luchar cada capítulo. En el caso de Coulson no ocurre así porque el actor, Clark Cregg, es el mismo y los superhéroes no aparecen, de momento.

Resulta imposible acercarse a Hannibal o Bates Motel sin tener presente a Anthony Hopkins y Anthony Perkins. No importa que Mads Mikkelsen y Freddie Highmore aporten cosas diferentes a Lecter y Bates o que los interpreten en diferentes etapas de su vida. El fantasma de sus precursores les persigue. No tanto con Sleepy Hollow, para la que aquella historia corta de Washington Irving que Tim Burton adaptó en 1999 es solo una referencia lejana. Están Ichabod Crane y el Jinete sin Cabeza, sí, pero sus aventuras transcurren hoy en día y todo gira en torno a la llegada del Apocalipsis. Esta semana se ha estrenado en Estados Unidos Once Upon a Time in Wonderland, spin-off de Érase una vez... que, si bien también ha sido película de animación y acción real, irá por los mismo derroteros que la serie original utilizando los personajes de Lewis Carroll para recrear su propio mundo de fantasía y sus tramas alternativas.

La lista crecerá durante las próximas temporadas. Son muchos los proyectos en marcha. Drácula, viejo conocido del cine, regresará con serie propia y conjunta (Penny Dreadful). Como también está en marcha una serie británica con los mosqueteros de Alejandro Dumas como protagonistas y otra encargada por Amazon basada en la película Zombieland, aquella loca historia de Rhett Resse y Paul Wernick protagonizada por Woody Harrelson, Jesse Eisenberg y Emma Stone.

Puede que este fenómeno de nacimiento relativamente reciente tenga que ver en cierta manera con apostar sobre seguro. No en vano, cuando algo funciona son muchos los que deciden aprovecharse de eso. American Horror Story apostó por recuperar el terror en formato serie y otras le han seguido. La mencionada Hannibal, por ejemplo. Como las conspiraciones políticas ficticias (léase Rehenes) surgidas al abrigo del éxito cosechado por Homeland que, a su vez, está basada en una serie israelí.

Se hace con series que arriesgaron y funcionaron, pero también con películas. Sabido es el tirón que personajes como Norman Bates o Hannibal Lecter tienen o el éxito cosechado en taquilla por Los Vengadores, juntos y por separado. Siendo así, ¿por qué no aprovecharlo? Aunque a veces lo que importa es la posibilidad de explotar una idea más que el éxito que tuviese en taquilla. Es el caso de, por ejemplo, Sin límites, protagonizada por Bradley Cooper en cines y que se convertirá en serie con el actor como productor. En esta, un escritor sin éxito que un día recurre a una droga que le proporciona la capacidad de usar el 100% de su cerebro.

Al margen de la falta de ideas u originalidad o de la tendencia a ir por el camino fácil de lo ya explorado, no se puede obviar el hecho de que lo que también se busca es ahondar en antiguas historias y personajes por las posibilidades que ofrece el formato. Decía Martin Scorsese hace unos meses al anunciar el proyecto de convertir Gangs of New York en serie que 'una serie de televisión nos permitirá tomarnos el tiempo y la libertad creativa para dar vida a este colorido mundo, y todas las implicaciones que tuvo y que aún tiene en nuestra sociedad'. La idea de Scorsese no es recuperar a los personajes de Leonardo DiCaprio y Daniel Day-Lewis, sino explorar otras líneas argumentales. Lo mismo que publicó hace ya unos meses (en marzo), The Hollywood Reporter, cuando confirmaba que la cadena FX había dado luz verde a un serie sobre Fargo, de los hermanos Coen.

En plena edad dorada de las series de televisión, los despachos de las cadenas son un auténtico hervidero de ideas que entran y salen, guiones de pilotos y proyectos presentes y futuros. Unos llegan a buen puerto y otros se quedan olvidados en el cajón. En los últimos días se ha hablado, siguiendo la moda de las películas convertidas en serie, de la posibilidad de que Constantine (el personaje de DC creado por Alan Moore) y el Comisario Gordon (aliado de Batman) cuenten con su propia ficción televisiva. La segunda, incluso, tiene título (Gotham) y los derechos han sido adquiridos por FOX.