Público
Público

El Festival de Montreal apuesta fuerte por el cine hispanoamericano

El certamen canadiense siempre se ha postulado como abanderado de los nuevos talentos del cine independiente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Festival de Películas del Mundo de Montreal abre hoy su edición número 35. En ella apostará por el cine independiente español con diecinueve cintas que exploran desde la crisis inmobiliaria hasta el lado más oscuro de internet. España estará presente no solo en todas las categorías del certamen, sino también en el jurado, que presidirá el cineasta barcelonés Vicente Aranda en una edición en la que podrán verse 383 cintas de más de 70 países.

'España no sólo es un gran productor de cine de calidad, sino que su fuerte vínculo con América Latina da lugar a producciones muy sólidas e impulsa el cine de países con menos industria', ha explicado la directora general del festival, Danièle Cauchard.

Son cincuenta las cintas que representan al cine latino en esta edición. Dos de ellas competirán en la sección oficial de largometrajes: la española 5 metros cuadrados, de Max Lemcke, y la brasileña Corações Sujos (Corazones sucios en castellano), de Vicente Amorim.

Max Lemcke aspira a repetir el éxito que tuvo en Málaga

Lemcke, que se llevó la Biznaga de Oro de la última edición del Festival de Málaga, aspira a repetir éxito con su aplaudida visión de la llamada 'crisis del ladrillo' española, el estallido de la burbuja inmobiliaria que vació los bolsillos y dilapidó los sueños de millones de personas.

La película de Amorim viaja más atrás en la historia y retrata cómo la gran comunidad de inmigrantes japoneses en Brasil se negó a creer que su país de origen había perdido la Segunda Guerra Mundial.

El Festival de Montreal siempre ha hecho bandera de ser trampolín de los nuevos talentos del cine independiente, una voluntad que se materializa en su sección de óperas primas, en la que cinco de los 26 filmes que compiten son latinos. Uno de ellos es el del español Óscar Rojo, que presentará Brutal Box, un duro viaje al lado más oscuro de internet que intenta explicar los motivos que llevan a algunas personas a buscar sexo y violencia en la red.

Reafirma su histórica voluntad de desmarcase de Hollywood

El certamen presentará también otro estreno mundial con acento hispano, el documental Ibiza Occident, una coproducción de España y Austria que narra cómo la popular isla balear se ha convertido en meca de la música electrónica y del turismo occidental.

Además el festival del otro lado del atlántico ha apostado por el arte del resto de países europeos, que firman más de la mitad de los largometrajes en competición. El certamen de Montreal reafirma así su histórica voluntad de mantenerse alejado de las producciones de Hollywood e impulsar a directores y actores que aún no han podido traspasar las fronteras de su países.

Todo lo contrario que el Festival Internacional de Cine de la vecina Toronto  considerado el laboratorio donde se gestan las campañas para las nominaciones de los Óscar.